21 de Julio de 2018

México

Reclusas, víctimas de sus delitos... y del sistema penitenciario

En un informe de la CNDH se da a conocer que en los centros de reclusión persisten la prostitución, hacinamiento, autogobierno y otras anomalías.

La Comisión detalló que las encuestas se levantaron entre los meses de febrero y marzo del año pasado en 77 de los 389 establecimientos penitenciarios del país. (excelsior.com.mx)
La Comisión detalló que las encuestas se levantaron entre los meses de febrero y marzo del año pasado en 77 de los 389 establecimientos penitenciarios del país. (excelsior.com.mx)
Compartir en Facebook Reclusas, víctimas de sus delitos... y del sistema penitenciario Compartir en Twiiter Reclusas, víctimas de sus delitos... y del sistema penitenciario

Angélica Mercado/Milenio
MÉXICO, D.F.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) remitió al Senado su informe sobre las mujeres internas en los centros de reclusión de la República, según el cual, persisten irregularidades que vulneran las garantías de las internas, como prostitución, hacinamiento, autogobierno y otros.

En el informe del que se dio cuenta en la sesión de este martes, la CNDH refiere que de acuerdo con encuestas realizadas al 87.52 por ciento del total de la población femenil en prisión, estas anomalías hacen evidente un trato discriminatorio derivado de la falta de una atención adecuada por parte de los gobiernos estatales y federal, a sus necesidades particulares.

Incumpliendo con ello la obligación que tiene el Estado mexicano de adoptar las medidas necesarias para asegurar que las mujeres bajo su custodia gocen de todos los derechos que les corresponden, en su calidad de internas.

En su reporte, la Comisión detalló que las encuestas se levantaron entre los meses de febrero y marzo del año pasado en 77 de los 389 establecimientos penitenciarios del país, donde se detectó que se vulneran los derechos humanos de las reclusas.

Se señala que padecen condiciones de maltrato que dificultan una vida digna y segura, para ellas y sus hijos que viven ahí. Asimismo, insuficiencia en las condiciones materiales de los centros de reclusión y falta de áreas para el acceso de servicios y actividades.

Las irregularidades que existen en los reclusorios contravienen normas nacionales e internacionales en materia de derechos humanos 

Entre las irregularidades, hay deficiencias en la alimentación, sobrepoblación y hacinamiento, autogobierno, cobros y privilegios, prostitución, inadecuada separación y clasificación, irregularidades en la imposición de sanciones disciplinarias, mala prestación del servicio médico, insuficiente personal de seguridad, anomalías en la supervisión, ausencia de modificaciones y adaptaciones para el desplazamiento de personas con discapacidad física, inadecuada atención a las personas con discapacidad psicosocial e inexistencia de programas contra adicciones, entre otras irregularidades.

En los 77 establecimientos supervisados, de un total de 102 donde existe población mixta, se encuentran 11 mil 107 internas de las 12 mil 690 que hay en el país, lo que representa el 87.52 por ciento de la población total de mujeres internas, al mes de febrero del año pasado.

Del total de las recluidas en los centros penitenciarios, nueve mil 529 son del fuero común y entre éstas hay cinco mil 019 bajo proceso y cuatro mil 510 sentenciada.

Las restantes tres mil 161 pertenecen al fuero federal. De éstas, mil 866 están bajo proceso y mil 295 sentenciadas.

Además del mal trato físico, las reclusas dijeron que hay maltrato psicológico, como amenazas, humillaciones y tratos discriminatorios, infligidos por el personal directivo, técnico y/o de custodia.

Se menciona que, inclusive, en el centro de reclusión de Nezahualcóyotl Bordo de Xochiaca, en el Estado de México, varias internas encuestadas señalaron que fueron víctimas de abusos de tipo sexual.

A decir de la CNDH, dichas irregularidades contravienen normas nacionales e internacionales en materia de derechos humanos relacionados con el trato digno, la legalidad y la seguridad jurídica, la protección de la salud, la integridad personal, la reinserción social, así como de quienes pertenecen a grupos de personas en situación de vulnerabilidad, como las personas con discapacidad física o psicosocial, o presentan adicciones.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios