Conoce los castillos que existen en México, durante este confinamiento por coronavirus

Recorre el país, sin tener que salir de casa, ni exponerte a la cepa Covid-19. A la vez que puedes ir planeando a dónde ir cuando la cuarentena se levante y el turismo se vaya reactivando.

|
La opulencia, el esplendor, el derroche, el amor e incluso la conquista, entre todo esto se han visto envueltas estas impresionantes edificaciones. [Foto: Pixabay]
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

MÉXICO.- El confinamiento derivado de la pandemia por coronavirus, ha permitido que las personas extrañen y valoren la libertad de la que gozaban para salir a pasear y conocer los sitios maravillosos que existen allí afuera. Y es que México es un país que ofrece espectaculares paisajes, construcciones y lugares llenos de encanto e historia que verdaderamente vale la pena conocer. 

Según el portal MX City, “en la República Mexicana hay un buen número de castillos, construidos por personajes que se quisieron traer un cachito de Europa para acá… es así que los castillos de México hacen gala de la increíble diversidad cultural”. 

Te puede interesar: Coronavirus: Científica mexicana halla propiedades curativas en el mango ataúlfo

A continuación queremos que recorras el país, sin tener que salir de casa, ni exponerte a la cepa Covid-19. A la vez que podrás ir planeando a donde ir cuando el confinamiento social se levante y el turismo se vaya reactivando.

Ex-hacienda de Chautla, Puebla

El castillo de Chautla parece que fue sacado directo de un cuento de hadas. Se levanta a la mitad de una propiedad de 60 hectáreas, rodeado de agua, bosque y prados preciosos. La hacienda nació a finales del siglo XVIII, con terrenos que abarcaban dos estados. Alcanzó su esplendor el siglo siguiente, cuando Eulogio Gregorio Gillow, hijo del propietario original, la convirtió en uno de los feudos más poderosos de la región. Aquí se construyó la primera planta eléctrica del continente americano, lo cual cimentó su dominio. El señor Gillow construyó un castillo inglés junto a los lagos, el cual fungiría como casa magisterial. Hoy en día, es una casa de descanso que tiene abiertas sus puertas a los turistas.

Castillo Ortega-Douglas, Aguascalientes 

La historia de este castillo es muy particular: su dueño lo erigió por un capricho amoroso. Su historia comienza a mediados del siglo XIX, cuando el escocés John Douglas emigró a México. En poco tiempo, se convirtió en una de las personas más poderosas y ricas de la región. Tiempo después, su nieto, Edmundo Ortega Douglas, levantó el castillo como regalo de bodas para su prometida, Carmen Llaguno Cansino. Era una réplica perfecta de las moles europeas: tenía foso, puente levadizo, vitrales y hasta un pequeño lago con cisnes. Después de cambiar de manos varias veces, ahora está siendo remodelado, y se espera poder acceder a él en un futuro próximo.

Palacio de Cortés, Morelos 

Esta construcción fue edificada por Hernán Cortés poco después de la conquista, y fue el lugar donde asentó la encomienda que el otorgaron al recibir el Marquesado del Valle de Oaxaca. Ahora es un monumento histórico que embellece el centro de Cuernavaca. En 1974 se convirtió en la sede del Museo Regional Cuauhnáhuac, y cuenta con un sinnúmero de objetos y obras de arte de siglos anteriores.

Castillo de Santa Cecilia, Guanajuato

Un poco más al norte del país destaca la presencia de un esplendoroso hospedaje medieval. Antes de que se levantara esta bella construcción, el terreno era la sede de la hacienda de beneficio de San Francisco Javier, en 1686. Era uno de los principales centros mineros y metalúrgicos de Guanajuato. Eventualmente fue abandonado, y no se recuperó sino hasta 1951, cuando el hotel se edificó, a imagen y semejanza de los castillos europeos. Ahora es uno de los íconos de la ciudad, y ofrece una estadía de lujo a sus huéspedes, con sus 100 habitaciones, capilla, terraza, alberca y preciosos jardines.

Chenché de las Torres, Yucatán 

Impresionante construcción cuyo estilo arquitectónico, nos recuerda la época medieval, ya que tanto su casa principal como la casa de máquinas tienen grandes torres que asemejan un castillo.

En su construcción se pueden observar algunos escudos semejantes a los que fueran usados en Alemania e Inglaterra durante el Renacimiento. A través de la maleza se puede observar su capilla de bello estilo gótico.

Para llegar, debes tomar la carretera Cansahcab - Temax, poco antes de llegar a este, en el kilómetro 15, toma la desviación a la derecha. Puedes reconocer la entrada formada por dos columnas rematadas por un dintel semejante a la torre de un castillo.

Castillo de Chapultepec, Cdmx 

El único Castillo Real de América Latina es el que se encuentra en el Bosque de Chapultepec. Se trata de un espacio que ha funcionado como más que una casa, desde su construcción hasta la fecha.

Desde tiempos inmemorables, el Castillo de Chapultepec ha sido un lugar sagrado. Fue en algún punto una montaña, llena de manantiales y ahuehuetes, que encantó a Moctezuma. Un majestuoso cerro, que vigilaba la ciudad desde las alturas y observó años más tarde, en silencio, la llegada de los españoles a Tenochtitlán.

En 1785 este espacio, de pronto, se volvió en la sede del único palacio monárquico de América Latina y se convirtió en el Castillo de Chapultepec un paraíso arquitectónico lleno de jardines, laderas y piedras prehispánicas, coloniales e imperiales. En la  Colonia este lugar albergó a los virreyes más purulentos de la Nueva España y luego, durante el México independiente, se transformó en Colegio Militar y vio desvanecerse en su piso a los “niños héroes.”

Cargando siguiente noticia