18 de Diciembre de 2018

México

Cumple los requisitos y VivaAerobus le pierde a su gato

Esta es la historia de Elvia, catedrática de antropología física.

Elvia pasó toda la noche en la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. (Animal Político)
Elvia pasó toda la noche en la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. (Animal Político)
Compartir en Facebook Cumple los requisitos y VivaAerobus le pierde a su gatoCompartir en Twiiter Cumple los requisitos y VivaAerobus le pierde a su gato

Agencia
Ciudad de México.- A mediados de diciembre, Elvia, catedrática de antropología física radicada en el norte del país, adquirió un pasaje en la aerolínea VivaAerobus para viajar de Chihuahua a la Ciudad de México, donde tenía planeado disfrutar la temporada navideña. Además de pagar su lugar en el avión, también hizo un pago extra, de mil 696 pesos, para que su gato, Pericles, volara con ella, en un compartimento especial exclusivo para mascotas, que la misma aerolínea promueve como servicio especial para sus clientes.

De acuerdo con Animal Político, el vuelo salió de Chihuahua (con cuatro horas de retraso) el 19 de diciembre, y ese mismo día arribaron a la capital del país, en donde Elvia recibió una “mala noticia” por parte del personal de VivaAerobus: que el gato Pericles había desaparecido y, peor aún, que ella no podía hacer nada, más que levantar un reporte por “equipaje” extraviado.

“Cuando llegué a la Ciudad de México, me informaron que podía recoger a mi mascota en la cinta 8, pero tardaron más de una hora (en ponerla en funcionamiento), y al final salió el kennel (caja especial para el transporte de mascotas) donde viajaba mi gatito, aunque con angustia vi que estaba vacío”, narra la catedrática.

También te puede interesar: Por matar a un gato lo sentencian a 2 años y medio de prisión

Tal como le explicó en ese momento Fabián Calderón, supervisor de equipaje de VivaAerobus, “supuestamente al abrir el compartimento de equipaje, mi gato Pericles salió corriendo”, lo cual, advirtió, “me genera serias dudas sobre lo que asegura su promoción: que hay un compartimento especial para perros y gatos”.

Además, le aclararon que el único trato que podían dar al hecho era el de “equipaje extraviado”, por lo cual, el empleado Fabián Calderón elaboró el “Reporte de daño o demora de equipaje”, con folio 4696#13614.

“Mi gato no es una maleta –subrayó Elvia, en entrevista–, yo pagué precisamente para que recibiera el trato especial que merece un animal en un vuelo, yo cumplí con los requisitos que me pusieron: que contara con todas sus vacunas y que lo transportara en un kennel, y cuando documenté, el personal revisó que la caja transportadora estaba bien asegurada.”

La caja especial en la que viajaba Pericles, explicó Elvia, contaba con ganchos y ligas de seguridad, que impiden al animal abrirla, y que evitan también que éste se libere por movimiento de equipaje. La caja, sin embargo, no está hecha para resistir golpes extremadamente fuertes, ni para impedir la acción de ladrones.

Ese 19 de diciembre, Elvia pasó toda la noche en la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

“Primero les pedí su comprensión para que me permitieran pasar a la zona de descarga a llamar a Pericles, porque si escucha mi voz va a venir a mí, pero me dijeron que no se podía, porque es una zona ‘federal’, y finalmente me quedé ahí hasta el otro día, para conocer noticias de que habían encontrado a mi gatito, lo que no ocurrió. Luego acudí con la Brigada de Protección Animal del mismo aeropuerto, donde me sugirieron ir al módulo de Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco)”.

Ahí, una servidora pública de nombre Jackeline Delgado le pidió aguardar, mientras ella acudía a VivaAerobus para aclarar el asunto, y cuando la funcionaria volvió, le informó que no podía hacer nada, más que levantar un reporte, porque “el vuelo en el que veníamos había hecho una escala en Monterrey, y que seguramente ahí se había escapado Pericles”. Eso, sin embargo, es mentira, ya que el vuelo fue directo Chihuahua-Ciudad de México, tal como lo comprueba su pase de abordaje.

Por la noche del 20 de diciembre, Elvia recibió una llamada telefónica de Francisco Venegas, quien se presentó como supervisor de tráfico de VivaAerobus, “para comunicarme que iba a ser muy complicado localizar a mi gatito, por lo que no me daba ninguna esperanza. Pero yo creo que mi gato no debe ser tratado como una maleta, sino como un pasajero con derechos de vuelo, algo que señala la misma Profeco, la cual establece que las mascotas deben ser transportadas con medidas que disminuyan su tensión, sufrimiento, dolor y traumatismo”.

Además, confió, “no es posible que Pericles haya salido del Aeropuerto, debido a que este lugar se encuentra rodeado de una barda doble, por lo cual reitero mi demanda de que lo busquen hasta encontrarlo, sin parar, porque a mí me han negado la entrada a dicha área para buscarlo personalmente”.

Este comportamiento de la aerolínea, concluyó Elvia, “no sólo resultó perjudicial para mi mascota, sino que me ocasionó a mí un sufrimiento moral innecesario”, mismo que crece día con día, puesto que en una semana Elvia deberá volver a Chihuahua.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios