Restos de más de 60 mamuts en Santa Lucía no son motivo para detener la obra

Los restos fueron localizados durante los trabajos que hacen expertos del INAH.
|
Foto: Archivo.
Foto: Archivo.

Ciudad de México.-El INAH detalló que son de al menos 60 mamuts los restos óseos descubiertos en Santa Lucía, en Tecámac, durante la construcción del Aeropuerto General Felipe Ángeles. También se han encontrado 15 osamentas humanas y vasijas. 

La información fue confirmada por el coordinador nacional de Antropología del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Pedro Francisco Sánchez Nava.

Los restos fueron localizados durante los trabajos que hacen expertos del INAH desde abril de 2019, debido a que la zona donde será edificado el aeropuerto está ubicada en lo que fue el lago Xaltocan, por lo que se tenía certeza de que habría fauna pleistocénica.

En 2019, cuando iniciaron las excavaciones, autoridades informaron que las piezas que fueran localizadas formarían parte de un museo donde los visitantes podrán observar cómo era el sitio hace 35 mil años; sin embargo, aún no ha sido definido si los restos de los 60 mamuts serán exhibidos en el lugar.

Foto: Agencia Reforma.

En diciembre pasado, Reforma dio a conocer que en las obras se habían descubierto los restos de al menos dos mamuts durante la excavación para la Torre de Control del aeropuerto y otro más en lo que serán las pistas.

También te puede interesar: Cae Brandon Alexis, hermano de 'El Lunares', líder de la Unión Tepito

Los arqueólogos calcularon que aparecerían más, pues la obra se lleva cabo en los terrenos que, al igual que Texcoco, fueron un Lago, el de Xaltocan, zona de desplazamiento de mamuts hace unos 15 mil años.

Entonces, el director de Salvamento Arqueológico del INAH, Salvador Pulido Méndez, rechazó que se fuera a frenar el aeropuerto, pues lo hallado no cumple con los requisitos para detener una obra: que sean monumentales, que sean únicos, que sean de importancia dentro de un contexto de conocimiento arqueológico y las posibilidades de conservación.

¿Por qué no se detendrá la construcción del aeropuerto?

El INAH explicó que su trabajo no perjudica en el avance de las obras de construcción del nuevo aeropuerto, por lo que podrán continuar con las investigaciones y trabajo de campo sin incidir demasiado en los tiempos establecidos para concluir la obra.

El hallazgo tampoco pone en riesgo la continuación de las obras de construcción del Aeropuerto Felipe Ángeles, ya que, de acuerdo con el INAH, los hallazgos pueden retirarse del sitio sin problema, contrario a un hallazgo inamovible como una pirámide.

Mamuts y su relación con el hombre

De hecho, un mes antes, el 6 de noviembre, el INAH había anunciado el hallazgo de 824 huesos de 14 mamuts junto con las trampas con las que fueron cazados a 10 kilómetros de la hoy Base Militar, un descubrimiento calificado como único a nivel internacional.

Este hecho permitió a arqueólogos comprobar la teoría de que el hombre sí cazaba a estos mamíferos en el pleistoceno. El descubrimiento, además, tiene trascendencia internacional, debido a que no existe constancia de este tipo de fosas en el mundo.

"Hay muchos sitios así en Europa y en Siberia, pero los autores hablan de trampas naturales, no excavadas. Por eso, esto es importante. Porque nos está hablando de la organización de los cazadores recolectores, primero, para ubicar los sitios; luego, para cavar las trampas, y después para destazar a los mamuts", explicó, durante un recorrido en el sitio ofrecido a la prensa, el arqueólogo Luis Córdoba, del INAH, quien está a cargo de la investigación.

Narró que los grupos de cazadores aprovechaban el bajo nivel de agua y el desecamiento del entonces Lago Xaltocan para excavar en el sedimento y concebir las trampas, de 1.70 metros por 25 metros de diámetro.

Una vez atrapados los mamuts, contó, los cazadores destazaban a los animales y aprovechaban los huesos para hacer navajas que les permitieran quitar la grasa de la carne, mientras que con los restos hacían rituales de agradecimiento a la naturaleza.

Otros indicios de que los grupos de colectores cazaban a los mamuts fue el hallazgo de marcas de 15 centímetros en el cráneo del animal, lo que hace alusión al ataque realizado con una lanza. El área del nuevo hallazgo fue rebautizada por los arqueólogos como Tultepec II, y su importancia es mayor.