26 de Septiembre de 2018

México

Signos de recesión económica en el país

Se observa una reducción en el nivel del Producto Interno Bruto real ajustado, con respecto al trimestre previo, según reporta el INEGI.

Existe un descenso en ventas al menudeo. (Milenio Novedades)
Existe un descenso en ventas al menudeo. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Signos de recesión económica en el paísCompartir en Twiiter Signos de recesión económica en el país

Silvia Rodríguez/Milenio
MÉXICO, D.F.- El ciclo económico está en una fase de recesión, pues el indicador coincidente —que refleja el estado general de la economía— disminuyó 0.04 unidades en junio con respecto al mes anterior, al registrar un valor de 99.9 puntos; con ello, se ubicó ligeramente por debajo de su tendencia de largo plazo, es decir, de 100 puntos, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Lo anterior fue resultado de la evolución de los componentes cíclicos del indicador de la actividad industrial, el indicador de la actividad económica mensual, las importaciones y del índice de ventas al menudeo en los establecimientos comerciales que se ubicaron en su fase de recesión, así como del número de asegurados permanentes en el IMSS, que se situó en su etapa de desaceleración; en contraste, la tasa de desocupación urbana se localizó en fase de expansión.

Por su parte, el indicador adelantado, que señala con anticipación la trayectoria del indicador coincidente, se posicionó alrededor de su tendencia de largo plazo, al presentar un valor de 100 puntos y un retroceso de 0.07 enteros.

La evolución del indicador adelantado fue consecuencia del comportamiento heterogéneo de los componentes cíclicos que lo integran. Por un lado, la tendencia del empleo en las manufacturas, el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores en términos reales y las exportaciones no petroleras se encontraron en fase de recesión, mientras que el tipo de cambio real se posicionó en fase de desaceleración.

Por otro lado, la tasa de interés interbancaria de equilibrio se localizó en su fase de recuperación, en tanto que el Índice Standard and Poor’s 500 —de Estados Unidos— se ubicó en su fase de expansión.

Según el indicador adelantado, la baja fue de 0.07 unidades; también la tasa de desocupación se ubicó en fase expansiva

Con el fin de proporcionar mayores elementos para el análisis, la cifra preliminar de julio mostró que el indicador adelantado se situó ligeramente por debajo de su tendencia de largo plazo, al registrar una variación negativa de 0.07 puntos, en comparación con junio; es decir, mostró que la fase del ciclo económico continúa en recesión.

El organismo explicó que con estos dos indicadores (sistema de indicadores cíclicos) es posible distinguir la etapa del ciclo económico en la que se encuentra la economía del país; sin embargo, no se establece la magnitud de su crecimiento.

Asimismo, el INEGI aclaró que para determinar si la actividad económica entra o se encuentra en recesión, es necesario considerar no solamente si el indicador coincidente se ubica en la etapa recesiva, sino, además, si ha registrado por lo menos nueve meses desde que inició la desaceleración y se tengan 21 meses mínimo entre el pico actual y el pico anterior. Si esta condición no se presenta, no se podrá afirmar que se ha detectado un punto de giro en el ciclo económico.

Aclarado lo anterior, el indicador coincidente sumó tres meses consecutivos por debajo de su tendencia de largo plazo, 100 puntos; es decir, en fase recesiva; además, lleva 12 meses decreciendo, pues desde julio de 2012 el indicador entró en una fase de desaceleración. Por su parte, el indicador adelantado sumó dos meses ligeramente por debajo de 100 puntos y se ubica en una fase de desaceleración desde marzo de este año.

En este contexto, el Banco de México informó, en su última encuesta mensual, que los especialistas en economía del sector privado ven más probable que en alguno de los próximos trimestres se observe una reducción en el nivel del producto interno bruto (PIB) real ajustado por estacionalidad, con respecto al trimestre previo.

Es decir, aumentó la expectativa de que se registre una tasa negativa de variación trimestral desestacionalizada del PIB, particularmente en el tercer trimestre 2013, en comparación con el segundo. Esto implicaría que el PIB registre la segunda tasa trimestral negativa de manera consecutiva, pues en el segundo trimestre mostró una caída de 0.74 por ciento con relación al primero; en consecuencia, la economía mexicana entraría técnicamente en recesión.

Ciclos difíciles
  • El ciclo de la economía sumó en junio tres meses consecutivos en fase recesiva, pues el indicador coincidente desde abril pasado registra una lectura menor a 100 puntos; es decir, por debajo de su tendencia de largo plazo, y suma 12 meses decreciendo.
  • Se observó que los componentes de actividad industrial, actividad económica mensual, importaciones totales y el índice de ventas netas al por menor se ubicaron en fase de recesión.
  • El indicador adelantado, que señala anticipadamente la trayectoria del indicador coincidente, sumó dos meses ligeramente por debajo de 100 puntos y se ubica en una fase de desaceleración desde marzo de este año.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios