Surge nueva policía comunitaria en Guerrero

El grupo demanda que las autoridades les otorguen armas, uniformes y prestaciones de ley.

|
Buscan que sus territorios estén libres de delincuencia. (Agencias)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Agencias
MÉXICO, D.F.- Comunidades de Acapulco y Coyuca de Benítez, en la costa sur del estado de Guerrero, vieron nacer un nuevo grupo de autodefensa formado por los propios vecinos.

Con los rostros cubiertos por pañoletas rojas, camiseta negra y las siglas PC, que significa policía comunitaria, hombres y mujeres dieron a conocer su movimiento Asamblea Regional de Pueblos de Acapulco y Coyuca de Benítez.

En un comunicado, el grupo anunció la formación de policías comunitarias en las comunidades de los dos municipios turísticos mencionados para convertirlos en "territorios libres de delincuencia".

"Cada día que pasa, la llamada delincuencia organizada acosa más el patrimonio y tranquilidad de nuestras familias", dice el boletín.

El grupo vigilante no portaba armas, aunque en su comunicado demanda a las autoridades que los doten de armamento, uniformes, vehículos, seguros de vida y despensas, según publica AP.

A pesar de que las policías comunitarias han existido por casi dos décadas en algunas zonas del estado, el 7 de enero apareció el primer grupo de autodefensa en el municipio de Ayutla de los Libres con el objetivo de combatir a la delincuencia.

A partir de ese momento, rápidamente se formaron otras células de civiles armados en comunidades cercanas a Ayutla, todas afiliadas al grupo Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG). Sin embargo, el nuevo grupo, la policía comunitaria de Coyuca de Benítez, al parecer no tiene relación con la UPOEG.

Los grupos de autodefensa de la UPOEG han instalado retenes en las carreteras, hacen rondines policíacos y han realizado 54 detenciones de presuntos criminales para ser enjuiciados por ellos mismos, aunque luego de semanas de negociaciones los entregaron a las autoridades estatales.

Cargando siguiente noticia