25 de Septiembre de 2018

México

Talamontes destruyen santuario de la mariposa Monarca

Los pobladores y ejidatarios revelan que el problema comenzó en mayo; ya denunciaron, pero las autoridades no hacen nada.

Desde mayo se denunció la intromisión de grupos de talamontes en el Santuario Sierra Chincua, en la zona núcleo de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca. (Archivo/Notimex)
Desde mayo se denunció la intromisión de grupos de talamontes en el Santuario Sierra Chincua, en la zona núcleo de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca. (Archivo/Notimex)
Compartir en Facebook Talamontes destruyen santuario de la mariposa MonarcaCompartir en Twiiter Talamontes destruyen santuario de la mariposa Monarca

Fanny Miranda/Milenio
ANGANGUEO, Mich.- Ejidatarios y pobladores denunciaron la intromisión de grupos de talamontes en el Santuario Sierra Chincua, en la zona núcleo de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca, donde devastaron alrededor de nueve hectáreas de bosque en un paraje donde ese insecto suele establecer una colonia los meses de febrero y marzo.

Los pobladores de los ejidos Cerro Prieto y Jesús de Nazareno revelaron a Milenio que los problemas de tala clandestina iniciaron desde mayo, pero hacia los últimos meses los talamontes avanzaron hacia su propiedad, por lo que ante la inacción de las autoridades ambientales y de seguridad —a quienes reportaron la problemática—, el 5 de noviembre detuvieron in fraganti, en el paraje conocido como El Tepozán, a tres presuntos talamontes y los entregaron al Ministerio Público en Zitácuaro; sin embargo, horas más tarde fueron liberados.

Los ejidatarios demandan tanto a los gobiernos federal y como al estatal el castigo a los responsables de la pérdida de alrededor de 300 árboles de especies como oyamel, encino y pino de más de 60 años de edad. También pidieron el reforzamiento de la seguridad en la zona con personal de las fuerzas armadas.

"Yo le pido al gobierno que aplique la ley, porque cómo es que los agarran, los llevan ante el procurador y luego alcanzan fianza, siendo que es una zona protegida. Al que tumbe un árbol, está en la ley, le dan de cinco a ocho años de cárcel. Tiene que explicar el gobierno federal y estatal cómo es posible que nos salgan con esto (...) Estamos pidiendo que abajo (en la zona devastada) se pongan soldados para que se acabe esto y si no lo hacen que nos den el poder para nosotros cuidarlo", expresó Eliseo Valdez Cruz, ejidatario de Cerro Prieto.

En un video, transmitido en Milenio Televisión, se observa a uno de los tres presuntos talamontes con el rostro ensangrentado, a quien se le cuestiona cuánto le pagan por tumbar los árboles y a quién entrega la madera.

El presunto talador refiere a un sujeto de nombre Pedro, del municipio de Ocampo, quien fue regidor, y asegura que al resto de los taladores solo se les da para el refresco. Esto fue grabado en el citado paraje, momentos después de que el hombre fuera detenido por los pobladores.

"Cuando llegó la gente (de los ejidos), ya se estaba quemando una camioneta de los talamontes y luego se los llevaron para Zitácuaro (...) Los entregamos al Ministerio Público. Ahí los investigaron y los dejaron ir. Realmente no hacen su trabajo, nos decían que querían pruebas; se les llevaron fotos de la camioneta, lo de los árboles caídos, y los dejaron ir", lamentó Norberto Olmos García, secretario del Ejido Cerro Prieto.

Explicación de la autoridad

Gloria Tavera, directora de la Región Centro y Eje Neovolcánico de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), reconoció que hay un repunte de tala clandestina y dijo que en el caso de Sierra Chincua la extensión afectada es de nueve hectáreas.

"Se aprovechó un vacío de autoridad en los cambios de gobierno y eso lo usan muchas veces grupos organizados o gente de tala para entrar. Ahorita ya se paró; en lo que estamos trabajando fuertemente es en la estrategia de restauración de este territorio", explicó en entrevista la también secretaria del Grupo Trinacional para la Protección de la Mariposa Monarca.

Por su parte, el subprocurador de Recursos Naturales de la Procuraduría Federal de Proteccion al Ambiente (Profepa), Ignacio Millán, destacó que esa dependencia tiene el reporte de solo 100 metros afectados por la tala clandestina en la zona, y refirió que las circunstancias sociales del santuario en Michoacán ponen en riesgo a sus inspectores ambientales, por lo que es indispensable actuar en la zona en coordinación con las fuerzas armadas, así como con las autoridades ambientales a nivel estatal y federal.

"El problema principal que tenemos ahí es que hay algunas áreas que se declaran como terrenos nacionales o estatales, donde al final del día no se realiza nada, no hay quien lo haga. Yo creo que esas áreas, o las expropia la autoridad federal o se involucra más al gobierno. La misma Conanp, ellos como responsables de la administración de toda el área natural protegida, y nosotros para poder coadyuvar en la vigilancia", señaló.

"(Los taladores) es gente de fuera, por eso empezamos a hacer acciones hacia los aserraderos, principalmente del municipio de Ocampo. Sí estamos entrándole, aunque hay zonas que por la misma conformación del estado de Michoacán no podemos accesar con los inspectores nada más, porque las acciones de vigilancia que realizan es a riesgo de la integridad física de ellos mismos y de su vida; sin embargo, el trabajo lo siguen haciendo", concluyó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios