17 de Julio de 2018

México

El Tenampa, el templo del mariachi celebra 90 años (fotos)

Las paredes del lugar están adornadas con murales con grandes leyendas del género musical, como Pedro Infante y Javier Solís

El mariachi Jaime Gamez canta para los clientes Pedro Fuentes (izq), y Manuel Cortés, al interior del restaurante bar Salón Tenampa en la Plaza Garibaldi de la Ciudad de México. (Agencias)
El mariachi Jaime Gamez canta para los clientes Pedro Fuentes (izq), y Manuel Cortés, al interior del restaurante bar Salón Tenampa en la Plaza Garibaldi de la Ciudad de México. (Agencias)
Compartir en Facebook El Tenampa, el templo del mariachi celebra 90 años (fotos)Compartir en Twiiter El Tenampa, el templo del mariachi celebra 90 años (fotos)

Agencias
MÉXICO, D.F.- La Ciudad de México tiene una gama de sitios tradicionales que son atractivos para el turismo nacional y el extranjero. Uno de los más visitados es Garibaldi, en pleno corazón de la capital mexicana, donde a cualquier hora puede escucharse la música mexicana por excelencia: la del mariachi. Este es el reportaje de The Associated Press de un día cualquiera en el Salón Tenampa.  

El cantante llena la habitación con su potente voz de barítono, dos trompetas resuenan y las guitarras acompañan con un ritmo constante, mientras los clientes, con un tequila en mano, aprueban con fuertes silbidos.

Es un miércoles típico en el templo del mariachi: el Salón Tenampa. Ante el caos del sonido, una sonriente pareja da vueltas en la pista de baile, mientras los músicos sudan sus uniformes de un tono oscuro de azul con toques dorados y plateados.

Ubicado en la Plaza Garibaldi de la Ciudad de México, el Salón Tenampa ha sido atractivo para visitantes nacionales y extranjeros durante 90 años. Este año, para celebrar su aniversario, el restaurante abrió un pequeño bar con vista a la plaza, un tradicional punto de reunión para conjuntos de mariachi, en donde los integrantes a veces juegan a las cartas o revisan sus teléfonos celulares mientras esperan la llegada de posibles clientes.


El mariachi José Jesús mata el tiempo jugando cartas con otro compañero mientras esperan clientes, a las afueras del Salón Tenampa.

También se pueden encontrar en el lugar a músicos de música norteños, con sus oscuros sombreros vaqueros, o a intérpretes de música jarocha, uniformados de blanco en su totalidad.

Al interior del Tenampa, tiras de papel en tonos pastel, con elaborados recortes, cuelgan del techo como unas pequeñas banderas festivas. Los clientes alcoholizados cantan a la par del mariachi o ponen a prueba su valentía con una máquina que da descargas eléctricas, conocida popularmente como "los toques".

Detrás de la barra de madera, se muestra una placa con el nombre del fundador del lugar, Juan I. Hernández, y su retrato observa a los cantineros, vestidos en delantales negros, y a los clientes que se sientan en los taburetes forrados en piel. Hernández trajo a la Ciudad de México las tradiciones de mariachi y tequila de su estado natal, Jalisco, y han sido la principal atracción del lugar desde 1925.


Michelle Ramírez (izq), canta canciones de mariachi con sus amigos Fernanda Camarena y Adrián Román en el patio del Tenampa.

"Esta es considerada la casa del mariachi" y es uno de los restaurantes más antiguos de la plaza, señaló César Coronado Ferrer, un cantante que ha actuado en el Tenampa durante 30 años. Las paredes del lugar están adornadas con murales con grandes leyendas del género musical, como Pedro Infante y Javier Solís.

"Es como un símbolo de México", señaló Coronado, quien recalcó que la Unesco designó a la música de mariachi como "patrimonio cultural inmaterial" en 2011.

Lo que hace especial al restaurante es "la historia que tenemos", dijo Carlos Almazán Pérez, quien ha sido gerente del restaurante durante ocho años. "Todas las personas que han pasado por aquí: los cantantes, los compositores".


Un trío de música norteña espera la llegada de clientes a la Plaza Garibaldi de la Ciudad de México.

Detrás de la barra, Abraham Manilla mezcla un popular coctel de "ponche de granada", con jugo de granadina, vino tinto, tequila y algunas nueces picadas, servido en un tarro de barro.

"Aquí, los visitantes quieren la experiencia del México clásico, en la música, en la comida y los tragos", dijo el cantinero. "Aquí en el restaurante se han escrito por lo menos cuatro canciones".


Mario Baez grita mientras sujeta una máquina de descargas eléctricas, en el interior del restaurante bar Salón Tenampa.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios