12 de Diciembre de 2017

México

Tiene sobrepeso uno de cada tres niños mexicanos

Según la Encuesta Nacional de Nutrición, los varones presentan el mayor índice, debido a la elevada ingesta de azúcares y hábitos sedentarios.

Muchos de los niños con obesidad presentan problemas de hipertensión arterial. (Archivo/Notimex)
Muchos de los niños con obesidad presentan problemas de hipertensión arterial. (Archivo/Notimex)
Compartir en Facebook Tiene sobrepeso uno de cada tres niños mexicanosCompartir en Twiiter Tiene sobrepeso uno de cada tres niños mexicanos

Adriana Alatorre/Agencia Reforma
MÉXICO, D.F.- La prevalencia combinada de obesidad y sobrepeso en niños de 5 a 11 años repuntó en 13 años.

De acuerdo con los resultados preliminares de la Encuesta Nacional de Nutrición (Ensanut), en 1999, el 26.9 por ciento de la población infantil presentó exceso de peso. Para 2006, la cifra llegó al 34.8 por ciento, tendencia que se mantuvo en 2012 al registrar 34.4 por ciento.

En este periodo, la obesidad tuvo mayor incremento entre los menores, principalmente en los varones, al pasar de 9 a 14.6 por ciento. El índice de sobrepeso aumentó dos puntos porcentuales, de 17.9 a 19.8 por ciento.

En cuanto a menores de 5 años, el informe de la Secretaría de Salud señala que la prevalencia combinada de sobrepeso y obesidad ascendió de 7.8 a 9.7 por ciento.

La propia dependencia reconoce que estilos de vida sedentarios y alta ingestión de alimentos calóricos y bebidas azucaradas, así como pasar horas frente al televisor, han provocado el aumento de obesidad y sobrepeso en los menores.
Además, sostiene que el 80 por ciento de los casos de diabetes tiene su origen en el exceso de peso.

"Nuestros niños se están dañando gravemente y no estamos haciendo nada por ellos. Como no manifiestan todavía una enfermedad dolorosa o incapacitante, los dejamos que progresen hasta que sea un daño irreversible", alertó el Abelardo Ávila Curiel, investigador del Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán.

Consideró que la aplicación de los Lineamientos para la Venta y Distribución de Alimentos y Bebidas en las Escuelas de Educación Básica -aprobados en agosto del 2010- ha sido muy laxa ya que no existen mecanismos para verificar su cumplimiento.

"Los lineamientos no pudieron corregir el consumo de alimentos. Lo único que se sacó fueron los refrescos, pero permaneció el resto de la chatarra y permanecen los malos hábitos. Los lineamientos han fracasado, además de que las alteraciones metabólicas no se dan por lo que consumieron el día de ayer. La obesidad es un proceso que se genera varios años", indicó Ávila.

El especialista encabeza un estudio aplicado en alumnos del Estado de México que alerta sobre el aumento exponencial de la obesidad.

Según sus primeras conclusiones, niños de 6 años ya comienzan a presentar alteraciones metabólicas que elevan su presión arterial, lo que puede desencadenar en hipertensión o diabetes.

'Transición terrible'

Según registros del Departamento de Endocrinología del Hospital Infantil de México Federico Gómez, entre 2000 y 2012 se han incrementado los casos de diabetes tipo II en niños, la cual está relacionada con el sobrepeso y la obesidad.

Leticia García Morales, jefa de esa área, expuso que hace una década, el 95 por ciento de los 350 niños que eran atendidos presentaba diabetes tipo I, es decir, cuando la insulina es insuficiente para que la glucosa pueda penetrar en las células y suministrar energía. Un exceso de glucosa puede causar daños al corazón, ojos y riñones.

Hoy en día, agregó, el 40 por ciento de los 380 menores bajo observación tiene del tipo II, cuando el páncreas no genera insulina y las células utilizan los carbohidratos, las grasas y las proteínas para generar energía.

"Está creciendo el número de menores entre 6 y 18 años con diabetes tipo II, enfermedad que antes se veía predominantemente en los adultos. Ahora está en 37 por ciento de diabetes tipo II, cuando hasta hace 10 años era de un 5 por ciento y eran asociada a factores genéticos", explicó Leticia García Morales, jefa de esa área.

"Nos tomó descuidados. Es un estilo de vida que ha cambiado desde hace una década, no sólo a la alimentación, sino los hábitos de los niños. Se convierten en niños extremadamente sedentarios que además tienen toda la influencia para el consumo de alimentos con alto contenido de grasa y azúcares", dijo.

De los niños entre 4 y 14 años con obesidad que son atendidos en el Hospital Infantil, 15 por ciento presenta hipertensión arterial.

"Más de la mitad, 60 por ciento con alteraciones de colesterol, triglicéridos, además de alteraciones ácido úrico a edades tempranas. Todo esto contribuirá en daños en diferentes órganos, sobre todo en cardiacos y a nivel de vasos periféricos, niños hipertensos a edades tempranas y que se va a infartar de manera temprana", afirmó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios