16 de Julio de 2018

México

Trabajar ocho horas diarias, anticuado y hasta contraproducente

Fue una medida instituida en 1800, pero se ha vuelta obsoleta y además afecta el desempeño y productividad del trabajador.

Trabajar largas horas causa cansancio, estrés y frustración, además de baja productividad. (Archivo/Notimex)
Trabajar largas horas causa cansancio, estrés y frustración, además de baja productividad. (Archivo/Notimex)
Compartir en Facebook Trabajar ocho horas diarias, anticuado y hasta contraproducenteCompartir en Twiiter Trabajar ocho horas diarias, anticuado y hasta contraproducente

Agencias
MÉXICO, D.F.- Ideas como que debemos quedarnos hasta tarde en la oficina para que nuestros supervisores piensen que estamos trabajando y que la productividad se basa en la cantidad de horas trabajadas, son conceptos anticuados.

Trabajar ocho horas, un horario que fue instituido en 1800, no se alinea con en verdad con un trabajo eficiente, ya que es mejor trabajar menos horas y de forma más inteligente, de lo contrario estaremos cansados, estresados y seremos lo opuesto a un empleado destacado.

La realidad es que debemos trabajar cuando somos más productivos, aunque a pesar del momento que sea, es preciso seguir una regla: tener pausas durante la jornada para que nuestro cerebro recupere y procese la información.

Ante esto, el sitio web dineroenimagen.com te presenta algunos argumentos por los que trabajar ocho horas no tiene sentido alguno.

La costumbre de trabajar ocho horas al día llegó con la revolución industrial porque para maximizar la producción, las fábricas necesitaban fijar horarios a sus trabajadores.

Quien propuso esta norma, Robert Owen, proponía dividir el día en tres partes: ocho horas para trabajar, ocho para recrearte y ocho para descansar. Si tu horario es de las 07:00 horas a las 15:00 horas, puede sonar bien, pero si trabajas de las 9:00 horas a las 17:00 horas ya no lo es tanto; menos aún si tienes un horario intermedio, como de las 11:00 horas a las 19:00 horas. Tus ocho horas de recreación terminarían a las 03:00 horas. ¿Eso está bien?

Finalmente Henry Ford implementó las ocho horas de trabajo en 1926.

Pero ¿por qué debemos cambiar ese esquema? Simplemente porque las ocho horas al día de trabajo ya no encajan con nuestro estilo de vida y nuestras prácticas de trabajo actuales. Los negocios confunden la productividad y la asocian con cantidad y no calidad.

Trabajar largas horas causa cansancio, estrés y frustración, baja productividad (justamente lo que no quieren tus jefes) y bajo compromiso con tu trabajo.

Timothy Ferriss, autor del libro La semana laboral de cuatro horas, asegura que la mejor forma de trabajar es hacerlo solo cuando te sientes más eficiente, despejado y descansado porque así la vida es más productiva y se disfruta más.

Así que lo ideal es que para maximizar tu productividad encuentres un patrón de estilo de vida que te permita planear tus tareas más demandantes durante tus horas más productivas y enfocarte en una sola cosa a la vez para evitar caer en el multiprocesamiento.

De acuerdo con diversos estudios el cerebro puede enfocarse de 90 a 120 minutos. Después necesita un descanso. Por ello, hay algunas alternativas para sobrellevar las ocho horas de trabajo y ser productivo sin caer en el estrés y la frustración: 

  • Una es planear dos momentos al día de 15 minutos de descanso; uno a media mañana y otro a media tarde. 
  • Otra solución es aplicar la técnica Pomodoro y trabajar en lapsos de 25 minutos con descansos de cinco minutos. 
  • Otra más es dividir tu día en 90 minutos y asignar a cada bloque una tarea; ya concluida cada una, descansar 20 minutos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios