19 de Septiembre de 2018

México

Un viaje la llevó a prisión por posesión de drogas

Fue en marzo cuando la vida de la joven cambió después de sus vacaciones en Brasil, ya que le fue encontrada droga en su maleta.

Imagen de archivo de Eva Ayón, quien se encuentra detenida acusada de tráfico de drogas. (facebook.com/Eva-ayon-ayon)
Imagen de archivo de Eva Ayón, quien se encuentra detenida acusada de tráfico de drogas. (facebook.com/Eva-ayon-ayon)
Compartir en Facebook Un viaje la llevó a prisión por posesión de drogasCompartir en Twiiter Un viaje la llevó a prisión por posesión de drogas

Cynthia Valdez/Milenio
MÉXICO, D.F.- Cuando Eva Ayón pasó su equipaje a través del aparato de rayos X de la sala “P” de llegadas internacionales de la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el revisor notó algo raro en una de sus tres maletas, por lo que le pidió pasar al semáforo fiscal que le indicó un verde parpadeante.

Desde la preparatoria, Eva comenzó a dar clases a niños migrantes en los campos agrícolas de su comunidad, Pueblo Nuevo, y no faltaba en ninguna labor social para los suyos, por lo que en mayo de 2007 obtuvo suficientes méritos para ser condecorada con el Premio Rafael Buelna Tenorio.

A decir de su madre, Leonor Ayón, ella sola la sacó adelante en los estudios con su trabajo de costurera, pues su esposo fue asesinado años atrás.

Los hermanos de Eva premiaron sus esfuerzos y le regalaron un viaje de una semana a Brasil.

El comienzo

El pasado 14 de marzo Eva Ayón salió de Culiacán en un vuelo nocturno. Llegó a las 21:00 horas al DF, y de ahí tomó otro avión directo a Brasil.

La mañana del 15 en Sao Paulo comenzó sus vacaciones. Del aeropuerto tomó un transporte para buscar un hospedaje, y decidió hacerlo en el Hotel Villa. Esos días no son mencionados en el expediente.

Cuatro días después de dispuso a regresar a México. Documentó tres maletas y pasó el filtro con su pase de abordar en el vuelo de Aeroméxico.

Nada pasó al subir a la nave, las autoridades aduanales de Brasil no reportaron alguna novedad.

Ocho horas más tarde —tiempo aproximado del viaje—, el vuelo número 015 aterrizaba en el Aeropuerto Benito Juárez.

Según el parte informativo 011/2015/T2, suscrito por la jefa de sala de la aduana, eran las 06:30 horas del 20 de marzo cuando Eva pasó por llegadas internacionales.

Puso su equipaje en el aparato de rayos X operado por el verificador. Al observar en la pantalla, consta en el documento, notó algo raro en una de las maletas.

El pasado 31 de agosto el cuarto tribunal unitario con sede en el Distrito Federal resolvió otorgar un amparo a Eva Ayón

Por tal motivo, le pidieron a la joven que presentara su declaración aduanal para conocer los datos de su equipaje. Las tres piezas que documentó en Sao Paulo eran dos bolsas de mano, una rosa, otra negra y una maleta de material textil marca Unycow.

El personal de aduana le pidió que presionara el botón del semáforo fiscal. Luz verde. La jefa de sala llegó y ordenó que el equipaje de Eva fuera sometido a revisión.

La joven sacó su pasaporte, el cual apenas el 2 de marzo había sido expedido por la Secretaría de Relaciones Exteriores.

El personal de aduana procedió a revisar el equipaje de la joven. En los bolsos de mano encontraron objetos personales, documentos, ropa y una computadora portátil.

En la maleta grande los revisores hallaron más ropa, documentos y alcanzaron a notar que traía un doble fondo en la división.

Al abrirlo descubrieron algo que Eva dijo desconocer: tres paquetes finamente confeccionados con hule espuma envueltos en cinta canela, cuyo contenido era un polvo blanco, inconfundible con otra sustancia que no sea clorhidrato de cocaína.

Los revisores sacaron un aparato de infrarrojo llamado Phaizar, que pusieron para analizar el polvo blanco. Enseguida le aplicaron el reactivo Reagen 904 for Cocaine Salts. La sustancia se tornó azulosa, señal de que sin lugar a dudas era cocaína. Una báscula electrónica les indicó que eran tres kilogramos de la más pura.

El viaje de Eva de regreso a  Culiacán se canceló...

El Ministerio Público federal la acusó de tráfico de drogas; en todo momento ella argumentó que nunca puso los paquetes en su equipaje.

Eva fue puesta a disposición del juez sexto de procesos penales federales, quien la envió al penal de El Rincón, en Nayarit.

No hay pruebas

El pasado 31 de agosto el cuarto tribunal unitario con sede en el Distrito Federal resolvió otorgar un amparo, debido a que las pruebas que aportó la Seido no eran suficientes para fincarle el delito contra la salud, y ordenó al primer tribunal unitario y al juez sexto de distrito de procesos penales federales dejar sin efecto el auto de formal prisión.

Después de este amparo, lo único que la familia espera es que se haga justicia y Eva quede libre.

Entre los argumentos que aportaron los magistrados se encuentra que se violó la garantía de legalidad, seguridad jurídica y debido proceso, “ya que con un solo medio de prueba se pretendió acreditar que Eva realizó voluntariamente la introducción del narcótico al país”. La denuncia y el parte informativo de Aduanas no es suficiente para fincarle el delito, faltó robustecer la averiguación.

Además, “no se acreditó que ella llevara a cabo la conducta ilícita, pues lo único que establece el parte informativo es que ella accedió a la revisión de sus pertenencias, mas no la aceptación del ilícito”.

Establece también que la revisión no genera certeza de que ella voluntariamente haya introducido la droga.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios