23 de Septiembre de 2018

México

Juego de manos es de... jóvenes

Según Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones son: agresiones, lesiones infringidas y suicidio.

Los jóvenes de México le dan la espalda a las recomendaciones para evitar el consumo de drogas, y muchos de ellos acaban muertos por la violencia relacionadas con el consumo de sustancias prohibidas. La imagen es de únicamente de contexto. (NTX)
Los jóvenes de México le dan la espalda a las recomendaciones para evitar el consumo de drogas, y muchos de ellos acaban muertos por la violencia relacionadas con el consumo de sustancias prohibidas. La imagen es de únicamente de contexto. (NTX)
Compartir en Facebook Juego de manos es de... jóvenesCompartir en Twiiter Juego de manos es de... jóvenes

Agencias
MÉXICO, DF.- En la actualidad en México existe una correlación entre la violencia y el consumo de sustancias psicoactivas (sobre todo alcohol), drogas ilegales e inhalantes, subrayó el director del IAPA en esta ciudad, Rafael Camacho Solís.

El funcionario del Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones (IAPA) expuso que las tres principales causas de muerte de los jóvenes de entre 15 y 25 años tiene relación con la violencia.

Precisó que la primera de ellas es por agresiones y lesiones infringidas de manera intencional, la segunda por accidentes y la tercera por suicidios.

Lo que evidencia la necesidad de medidas que ayuden a prevenir y resolver esa problemática con el esfuerzo de todos, dijo al inaugurar el foro “El consumo de sustancias psicoactivas y la violencia: construcción de ambientes seguros a través de la prevención”.

La violencia entre jóvenes no es privativa del hogar, también sucede en la escuela, los estadios, fiestas, eventos públicos...

Camacho Solís explicó que en el caso de las mujeres la violencia se genera a veces desde antes de procrear (más de la mitad de mujeres de 15 años y más en la Ciudad de México han sido violentadas), y se abona con infancias violentas y en familias disfuncionales agresivas, agredidas y agresoras.

Además, subrayó, se nutre de ambientes discriminatorios, excluyentes y acosadores, ya que en la escuela 70 por ciento de los alumnos han sufrido violencia entre pares, 30 ha dado o recibido golpes y 12 por ciento ha sufrido caricias no deseadas.

En tanto, en el centro de trabajo una de cada cuatro trabajadoras ha sido violentada en el ámbito laboral, así como por vecinos y en la comunidad, lo que se refuerza con juegos y programas televisivos violentos en medios de comunicación que llevan a la 'normalización' de hechos intolerables.

Agregó que la violencia también se vive en los hogares, en los estadios deportivos, en festejos, eventos o protestas sociales frente a una autoridad frecuentemente omisa o indolente y otras veces rebasada por los hechos en contextos de ilegalidad, corrupción, impunidad y explotación.

Ello se exacerba con la desigualdad económica, la desigualdad y la injusticia social, por lo que “no es gratuito que México sea el país con mayor violencia en la OCDE, especialmente entre adolescentes y jóvenes, y que se encuentre entre los tres con más violencia intrafamiliar”, externó.

Es común, dijo, que las personas ejerzan la violencia como un fenómeno que busca dominar, someter por medio del ejercicio de la fuerza física, psicológica, económica y sexual, y provoca daños muchas veces irreparables.

Binomio violencia-desempleo

Por otra parte, señaló que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la violencia interpersonal y el abuso de sustancias está firmemente ligado a factores sociales y macroeconómicos como el desempleo, la desigualdad en los ingresos y el acceso a la educación.

De ahí que, resaltó, cualquier estrategia integral de prevención no estaría completa sin considerar esos factores macro, así como aquellos del ámbito individual y relacional que los facilitan.

Añadió que de acuerdo con estimaciones del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en México 62 por ciento de los niños ha sufrido maltrato en algún momento de su vida.

Asimismo, 10.1 por ciento de los estudiantes ha padecido algún tipo de agresión física en la escuela, 5.5 ha sido víctima de violencia sexual y 16.5 por ciento de violencia emocional.

Contexto
  • La expresión (máxima o refrán) 'Juego de manos, es de villanos' se utiliza para expresar que algunas acciones consideradas inofensivas como empujones o simulación de pleitos pueden convertirse en un problema más fuerte, es decir, puede derivar en violencia real.

(Con información de Notimex)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios