22 de Septiembre de 2018

Yucatán

Detectan pérdida del diálogo intergeneracional entre los mayas

Ante la falta de interés de los jóvenes mayas por su cultura, podrían desaparecer ritos y tradiciones propias de las actividades vinculadas al campo.

Advierten que a los jóvenes mayas 'se les inculca despreciar su cultura', quedando al final atrapados entre sus orígenes y el mundo 'castellanizado'. (Foto de contexto/SIPSE)
Advierten que a los jóvenes mayas 'se les inculca despreciar su cultura', quedando al final atrapados entre sus orígenes y el mundo 'castellanizado'. (Foto de contexto/SIPSE)
Compartir en Facebook Detectan pérdida del diálogo intergeneracional entre los mayasCompartir en Twiiter Detectan pérdida del diálogo intergeneracional entre los mayas

Agencias
MÉRIDA, Yuc.- El investigador Bernardo Caamal Itzá alertó de una creciente falta de diálogo intergeneracional entre los mayas, lo que pone en riesgo la práctica de ritos y tradiciones propias de las actividades vinculadas al campo.

Según indicó a Notimex el especialista, a la nueva generación de mayas “se les inculca despreciar su cultura y los inducen a otra mirada, y al final estos se quedan atrapados bajo dos visiones en la percepción del mundo”, entre lo maya y el mundo “castellanizado”.

Indicó que pese a la “falta de apertura para entender la grandeza de una cultura, se sigue reproduciéndose el conocimiento maya”, reflejado en ceremonias con lo que se les pide, por ejemplo, permiso a los dueños del monte para poder cultivar en éste.

En la práctica de la milpa, abundó, se intercambian experiencias productivas, una forma de mirar la vida y la reproducción de los saberes milenarios.

Explicó que en el Mayab es costumbre que antes de usar este espacio para la producción de alimentos, el interesado tiene que pedir permiso a los dioses del monte o sijnaalil –ecosistema-.

En respuesta, continuó, los dioses una vez que se les “pida permiso” ordenan a los animales del monte, como las serpientes a que respeten y no molesten a quienes trabajen por estos lugares, de ahí la importancia para que esta costumbre se infunda en las nuevas generaciones.

A ellas, dijo, “se han de sumar diversas prácticas de la vida cotidiana que debemos mantener como el ch’a chaak -ceremonia para pedir por las lluvias-, el jeets méek –acercamiento del niño a su futuro y a su inclusión en la comunidad- o el jeets lu’um –asentamiento de la tierra-, entre otros”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios