18 de Octubre de 2018

Yucatán

Abren puertas del trabajo a los adultos mayores

Más de 10 mil personas de este sector laboran en la entidad, y en un año aumentaron mil 800.

Cada vez más gente de la tercera edad ingresa al mercado laboral. (Milenio Novedades)
Cada vez más gente de la tercera edad ingresa al mercado laboral. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Abren puertas del trabajo a los adultos mayoresCompartir en Twiiter Abren puertas del trabajo a los adultos mayores

Itzel Chan/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- En la actualidad son más de 10 mil adultos mayores los que laboran en el Estado y en este año comenzaron a laborar mil 800 más, que ahora forman parte de la Población Económicamente Activa (PEA) en Yucatán, una cifra que representa aproximadamente un crecimiento del 20 por ciento.

Los registros hechos por el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam) indican que en Yucatán hay formalmente registrados más de 10 mil ancianos trabajando; sin embargo, la cifra puede ser hasta tres veces mayor, si se toman en cuenta a las personas que laboran en el campo o en actividades que no reportan a la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS).

El hecho de que cada año aumenten las estadísticas de personas en edad mayor a los 55 años que aún trabajan es una muestra de que cada vez más empresas se suman a dar espacios para las personas que antes se creía ya no podían continuar con una vida laboral o se debe al crecimiento de la población.

'Son más de mil las personas que tenemos en registro que laboran formalmente a partir de este año, más las personas que están empleadas por cuenta propia, que éstos ascienden a más de 800, y estos trabajan como consecuencia de estrategias que hemos implementado', consideró Félix Alpuche Esquivel, titular de Vinculación Laboral en la STPS.

Acerca de las personas que se han empleado por su propia cuenta, coincide con la cifra de quienes tomaron talleres y capacitaciones sobre artesanías con material reciclado, pintura en madera, elaboración de jabones aromáticos y pintura textil, entre otros, los cuales son impartidos por personal que forma parte del programa 'Abriendo espacios', destinado para los adultos mayores.

'Se les brinda capacitación por un período y se les otorga el material para que puedan comenzar con las actividades; la intención es que puedan vender sus productos y así recibir recursos', explicó Lizet Lizárraga Veliz, encargada del programa.

Mediante el programa de Fomento al Autoempleo, más de 100 empresas han abierto sus puertas para que estas personas puedan laborar con ellos y así tener ingresos dignos y, en algunos casos, continúen con las prestaciones de ley.

Las actividades más comunes a las que se dedican son vigilantes, guardias de seguridad, veladores, asesores telefónicos, operadores de camiones, afanadores, auxiliares de limpieza, despachadores de gasolina, empacadores de alimentos, agentes de seguros, voceadores, jefes de recursos humanos, encargados de tiendas, asesores financieros, asesores de ventas y vendedores de cambaceo, entre otros.

Los ingresos que perciben por el desempeño en estas áreas van de los cuatro mil a seis mil pesos. 

Depresión

Los adultos mayores que viven en la ciudad tienen menos índice de depresión que aquellos que viven en zonas rurales, esto debido a que cuentan con más acceso a actividades por hacer, reveló un estudio realizado por investigadores de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady).

La investigación señala que el bienestar es mayor en los varones, a pesar de que son las mujeres las que reciben más apoyos sociales, y las que tienen mayor contacto con los hijos.

Los factores de depresión varían y de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la depresión es más frecuente en personas mayores a los 60 años, y el principal motivo es por su edad, pues llegan a sentir que no son productivos y que son dependientes de sus familiares, inclusive hay quienes se consideran como una 'carga'.

Cabe indicar que la región sur del Estado concentró la mayor cantidad de ancianos que no se sienten satisfechos con la vida que llevan, pues sienten tener menos motivos para estar plenos a su edad.

Los adultos mayores que radican en la capital reflejan satisfacción al tener a la mano diversas actividades que pueden realizar, ya que disfrutan de caminar por las calles e incluso de bailar en las plazas cuando se realizan eventos que van dirigidos para ellos.

Este padecimiento puede llegar a provocarles ansiedad, o bien, falta de apetito, y ambos factores son determinantes para su estado de salud. Ante ello, el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) advierte que en caso de notar estos síntomas en sus familiares, acudan por ayuda de un experto y a la par busquen actividades en los que las personas de la tercera edad puedan desenvolverse. 

Situaciones como el abandono, la falta de empleo, enfermedades o la muerte de los familiares pueden alterar con mayor énfasis estos padecimientos; las mujeres son más vulnerables a estas situaciones que los hombres.

En el DIF proporcionan talleres de tanatología que sirven para cuando se presentan estas situaciones. 

Espacios

La capital yucateca dispone de 54 espacios destinados como clubes del adulto mayor; en ellos participan más de mil 700 abuelitos que desarrollan alguna de las 15 disciplinas que ofrece el Sistema de Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en Mérida.

Las actividades están enfocadas al aspecto cultural o deportivo y se dividen en cinco ramas: físicas, recreativas, de meditación, artísticas y de formación continua.

Susy Pasos Alpuche, jefa del departamento de Adulto Mayor, comentó que las actividades más solicitadas son capoterapia, yoga, tai-chi, baile de salón y aeróbics.

Con estas dinámicas, los adultos mayores permanecen activos y contribuye para la prevención o el control de enfermedades.

Víctor José Cam Chin, coordinador de clubes de Adulto Mayor, comentó que muchos de los participantes al principio acuden con algún grado de depresión; sin embargo, conforme participan y se involucran en los grupos, se transforman y llevan una mejor calidad de vida.

'Estas jornadas ayudan a que continúen socializando, que salgan de sus casas y no se depriman, además que aprenden a cuidar su salud, pues hay talleres de nutrición', indicó Susy Pasos.

Hay adultos que incluso toman más de un taller en el DIF, comportamiento que los coordinadores toman como positivo, de tal manera que analizan qué otras actividades agregar a los programas, pues la demanda de los que ya existen es alta. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios