22 de Junio de 2018

Yucatán

Abriendo camino al desarrollo en Yucatán: Osante Solís

"Entré a la Facultad de Ingeniería por el tema de las carreteras y los puentes, que era lo que me gustaba muchísimo”

Javier Osante Solís aporta su experiencia en el Incay. (José Acosta/SIPSE)
Javier Osante Solís aporta su experiencia en el Incay. (José Acosta/SIPSE)
Compartir en Facebook Abriendo camino al desarrollo en Yucatán: Osante SolísCompartir en Twiiter Abriendo camino al desarrollo en Yucatán: Osante Solís

Israel Cárdenas/SIPSE
MÉRIDA Yuc.- Javier Renán Osante Solís, director del Instituto de Infraestructura Carretera de Yucatán (Incay), prepara una serie de acuerdos con autoridades municipales y otros niveles de gobierno para impulsar la conservación de las carreteras en la entidad, que actualmente constan de cuatro mil 200 kilómetros.

El funcionario estatal consideró insuficientes los recursos que cada año se destinan para el mantenimiento de las principales vías de comunicación, por lo que diseña estrategias que le permitan conseguir nuevas fuentes de financiamiento.

“El mayor reto en materia carretera en Yucatán es la conservación de la red”, señaló el también ex secretario de la Juventud y ex diputado local priista.

Precisó que el Gobierno del Estado tiene 16 proyectos torales en materia de infraestructura carretera que desarrollará en este sexenio, y cuya trascendencia radica en la conexión de dos o más municipios hasta la conclusión del Periférico de Valladolid, lo que, sin duda, favorecerá el desarrollo de las regiones.

¿Qué proyecto impulsa actualmente el Incay? ¿Cómo lo desarrollas?

Dándole la fuerza de la juventud existe una gran oportunidad de hacer un buen trabajo. Tenemos un secretario de Obras Públicas, Daniel Quintal Ic, con gran experiencia en el tema de carreteras. Fue mi maestro en la Facultad de Ingeniería y mi tutor en la tesis cuando me titulé. Ahora, creo, vamos a conjugar la juventud y la experiencia del equipo. Vamos a cumplir los compromisos.

¿Cuáles son esos compromisos?

Hay 35 compromisos del gobernador Rolando Zapata Bello en el sector de infraestructura, de los cuales 16 son relativos al tema carretero, entre ellos gestionar la primera etapa del Anillo Metropolitano, la modernización de la Ruta Puuc, el Periférico Sur de Valladolid, la modernización de la carretera Izamal-Kantunil, estas dos últimas se construirán este año, con una inversión de 85 millones de pesos.

¿Cuál es tu visión en materia carretera para el Estado?

La visión de este gobierno son los compromisos adquiridos. En los últimos 15 años, en Yucatán no se ha invertido lo suficiente en la conservación de la red estatal de carreteras. Cada año se destinan de 15 a 20 millones de pesos para la conservación de casi cuatro mil 500 kilómetros. En tanto, en la red federal, que es de mil 200 kilómetros, el Gobierno Federal invierte 300 millones de pesos. El mayor reto será incrementar el presupuesto para este rubro, al menos se requiere invertir 250 millones de pesos para tener en buen estado la red. Si sólo se invierten 15 millones no se le dará el mantenimiento correcto.

¿Cuál es la estrategia para incrementar el presupuesto?

Buscando nuevas fuentes de financiamiento, haciendo un buen equipo con los presidentes municipales y firmando convenios, no sólo para la construcción de calles en municipios, sino para darle mantenimiento a las vías que tienen que ver con sus localidades. También haciendo alianzas con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para que sus programas de empleo temporal inviertan en la red estatal, entre otros proyectos.

En los cinco meses de la actual administración, ¿cuáles obras han concluido?

Hemos entregado las vías Río Lagartos-San Felipe, Libre Unión-Yaxkabá, la primera etapa de la vía Colonia Yucatán-El Cuyo. También obras en 23 municipios, construyendo y reconstruyendo calles. De octubre a la fecha hemos invertido bastantes recursos y seguiremos apoyando a más localidades.

¿Quiénes te acompañan en esta encomienda?

El Incay tiene tres direcciones: la de construcción, que para mí es la más importante y que está al frente Martín Moguel, con 18 años de experiencia; la dirección administrativa, a cargo de Leonel Zapata, y Guillermo Mena, que es el director jurídico.

¿Qué implica ser titular del Incay?

En lo personal, es la más alta responsabilidad que he tenido en la función pública, después de ser Secretario de la Juventud a los 23 años y luego ser diputado local a los 26. A los 29 años se presentó la oportunidad de tener un encargo que corresponde a los estudios profesionales que tengo como ingeniero civil. El Incay es una dependencia vital para el desarrollo del Estado. Hay un dicho que dice: “el camino es la infraestructura de la infraestructura”.

Javier Osante analizó que su crecimiento en la política obedece a que ha sido constante en lo que le gusta hacer.

¿Cómo ha influido tu formación profesional en este cargo?

Entré a la Facultad de Ingeniería por el tema de las carreteras y los puentes, que era lo que me gustaba muchísimo. Tuve la oportunidad en una empresa constructora con Raúl Ancona Riestra, en Proser. Fui residente de la construcción del puente de Flamboyanes, en la carretera Mérida-Progreso. Mi encargo en esta oportunidad en el Gobierno estatal va de la mano de lo que estudié.

¿Cuál es tu aportación al Incay?

Cuando me titulé, mi monografía fue relativa a los tipos de puentes y carreteras que hay, pero la aportación más importante es que tengo experiencia en esta área y hay un buen equipo de trabajo en el Incay, que es una dependencia que se ha destacado por cumplir en tiempo y forma las obras de carreteras, y de hacer buen equipo con los constructores. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios