12 de Diciembre de 2018

Yucatán

La vejez, tiempo idóneo para valorar viejas y nuevas amistades

A pesar de la edad, es fundamental que mantengamos las amistades, que pueden ser viejas e incluso nuevas.

Nunca es tarde para fomentar amistades. Incluso en la vejez se pueden valorar mejor los amigos. (Notimex)
Nunca es tarde para fomentar amistades. Incluso en la vejez se pueden valorar mejor los amigos. (Notimex)
Compartir en Facebook La vejez, tiempo idóneo para valorar viejas y nuevas amistadesCompartir en Twiiter La vejez, tiempo idóneo para valorar viejas y nuevas amistades

SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Platicando con los abuelos les decía que en contra de lo que muchas abuelas y abuelos pensamos, la vejez es un tiempo idóneo para aprender cosas nuevas y revalorar antiguos conocimientos y experiencias vividas, desde una nueva perspectiva. 

Después de tantos años de vida, -nos preguntamos- ¿Qué podemos aprender y valorar en la vejez?

De lo primero que vamos a hablar –les comentaba- es de algunas teorías que hablan de la personalidad y comportamiento social de los abuelos. 

Veremos cosas muy interesantes que podemos aprender y valorar, tanto para prepararnos para la vejez –para los que rondan los 45- como para los que ya rebasamos los 60, vivamos una vejez exitosa.

Veamos primero una teoría que habla de la “Actividad social en el envejecimiento” que tiene tres principios básicos.

Mantener activas las relaciones sociales

El primero principio sostiene que es muy importante que mantengamos activas las relaciones con nuestro grupo social –viejos amigos de la infancia, vecindario, escuela, etc.- que nos lleva un poco más allá de nuestro grupo básico que es la familia. Una buena manera de hacerlo es promover y participar en actividades con ellos lo más frecuentemente posible.

El segundo principio de esta teoría nos recuerda que cuando vamos envejeciendo tenemos más elementos -y mayor necesidad- para valorar la verdadera amistad. Amistades que van más allá de cualquier interés laboral, económico o de cualquier otro tipo. Este es el punto central de esta teoría. Valorar y experimentar la verdadera amistad en la vejez fortalecerá nuestra personalidad y nos dará como resultado apreciar y valorar mejor a las personas que viven y conviven con nosotros.

El tercer principio de esta teoría establece una relación directa, entre la satisfacción vital y la actividad social. Es decir, “cuanta más actividad social tengamos, mayor satisfacción de vida experimentaremos”. 

Abuelos y Familia, recordemos que la actividad social con nuestro grupo de amigas y amigos -a veces antiguo, a veces nuevo- es muy importante para nuestra realización humana y para una vivencia exitosa de nuestra vejez.

En conclusión, muchas abuelas y abuelos tal vez tengamos todavía que aprender a ser buenas amigas o amigos. ¡Nunca es tarde!

Tal vez otros ya lleven el título de ‘Buena Amiga o Buen Amigo’, pero cualquiera que sea nuestro caso, procurar y tener buenas amigas y amigos en la vejez, será una fuente inagotable para mantenernos siempre activos y felices.- Antonio Alonzo Ruiz,  Psicoestimulación y psicoterapia. [email protected]

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios