21 de Mayo de 2018

Yucatán

Deprimidos, 8 de cada 10 adolescentes drogadictos (gráfico)

Son las áreas escolares y parques donde los adolescentes prueban por primera vez los estupefacientes. Advierten grave situación en Yucatán.

Los jóvenes yucatecos de secundaria ya se les encuentra consumiendo marihuana u otras sustancias. (Archivo/SIPSE)
Los jóvenes yucatecos de secundaria ya se les encuentra consumiendo marihuana u otras sustancias. (Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook Deprimidos, 8 de cada 10 adolescentes drogadictos (gráfico)Compartir en Twiiter Deprimidos, 8 de cada 10 adolescentes drogadictos (gráfico)

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- En Yucatán, ocho de cada 10 jóvenes que llega a la Clínica de Atención Integral a la Adolescencia y a la Violencia Familiar del Hospital O’Horán presentan cuadros de depresión, la cual es generada en muchas ocasiones por problemas en el hogar, un factor que puede orillarlos a consumir drogas.

La responsable de esta unidad, Gabriela Bastarrachea Sosa, indicó que la situación es grave, ya que en la atención que se brinda en ese lugar se ha detectado que al menos se registran seis nuevos casos a la semana de jóvenes que prueban narcóticos, así como que en los parques y zonas escolares es donde más las adquieren.

En el marco del Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, que se celebró ayer, dijo que el diagnóstico debe prender una alerta en las autoridades y padres de familia, ya que cada vez existe más cercanía de las sustancias prohibidas y la juventud.

La especialista señaló que en la clínica se sigue la línea del Centro de Integración Juvenil (CIJ) Mérida, donde los inhalantes (pegamento) y la marihuana son las principales estupefacientes que consumen los jóvenes.

“Vemos que las drogas están más cerca de los jóvenes; en el caso de los inhalantes son de venta libre y la marihuana se puede adquirir en lugares como zonas escolares o parques; son estos sitios donde los jóvenes inician su consumo, por lo que esta situación, que es medible, debe ser una llamada de atención para la sociedad y vigilar más estos lugares”, apuntó.

En el interior del Estado, dijo, otro factor que se debe atender de forma urgente es el que personas foráneas merodean escuelas o parques en busca de distribuidores.

La mayoría de los adolescentes llega en la primera fase, que es de uso experimental

Indicó que muchas veces el adolescente lucha por estudiar y encontrar trabajo, pero si no lo encuentra, fácilmente “se engancha”.

Consideró importante diferenciar el consumo de drogas por etapas, la primera es de uso experimental o esporádico, luego se presenta el abuso, y después la dependencia y la adicción.

En el caso de la clínica, un 50 por ciento de los menores que llegan es por uso experimental o consumo esporádico, ya sea por alguna sustancia o inhalantes, y un 10 por ciento por dependencia.

“En la mayoría de los casos los adolescentes llegan referidos en la primera fase, que es el uso experimental, sobre todo porque pasan por una situación de depresión; como la marihuana es una sustancia estimulante, ellos dicen ‘así quiero sentirme’, y por eso se enganchan, con tal de relajarse; entonces comenzamos a tamizar que detrás de esto se encuentra la violencia familiar y que no cuentan en casa con apoyo”, apuntó.

Bastarrachea Sosa destacó que han detectado que muchos de los jóvenes que están en la primera etapa del consumo de estupefacientes no tienen información de lo que las sustancias hacen en su organismo.

“Brindar información a quienes aún experimentan es una forma en la que nosotros podemos rescatar, mientras que los chicos que ya están en una dependencia, los canalizamos al Centro de Integración Juvenil, pero afortunadamente son los menos”, refirió la especialista. 

Desde la primaria
  • Registros de la Clínica de Atención Integral a la Adolescencia y a la Violencia Familiar del Hospital O’ Horán señalan que hay niños de quinto año de primaria que consumen inhalantes.
  • Mientras que a los jóvenes de secundaria ya se les encuentra consumiendo marihuana u otras sustancias.
El alcohol
  • La Encuesta Nacional de Adicciones (ENA) 2011, en la región sur, a la que pertenece la Península de Yucatán, revela que el consumo de alguna droga presenta una incidencia de 5.3 por ciento en la población de 16 a 65 años.
  • La principal droga de inicio es el alcohol, seguida por el tabaco, pero existe una presencia considerable de uso de sustancias ilegales como la marihuana y el crack.
  • Los daños de la marihuana dependen de la vulnerabilidad del individuo respecto a la sustancia, la edad de inicio del consumo, la frecuencia y el tiempo de su utilización. 
  • Las principales afectaciones de esta droga ilegal refieren daños a la memoria, el aprendizaje y la atención, así como riesgo de psicosis, ansiedad, depresión, ideación y actos suicidas, bajo peso en el producto durante el embarazo, accidentes de tránsito y laborales, deserción escolar y laboral, entre otros.

Tiende Yucatán una enorme red antiadicciones

Con el nuevo modelo de salud mental en el Estado, problemáticas sociales como el consumo indebido de drogas se atenderá puntualmente en toda la entidad, con la instalación de comités municipales en cada ayuntamiento.

Dicha estrategia de la Subdirección de Salud Mental de la Secretaría de Salud del Estado (SSE), a cargo de Manuel Ruiz Mendoza, busca llegar a la población con mensajes preventivos sobre las adicciones.

En tres municipios (Motul, Baca y Tekax) ya se implementa esta estrategia y para el siguiente mes abarcará otros 30, pues se espera que para octubre se tenga cubierto a casi todo el Estado.

Ruiz Medoza indicó que el programa se ofrecerá ya que se observa que drogas ilícitas, como la marihuana y la cocaína, son altamente consumidas por los jóvenes, por lo que es necesario atacarlo de manera más cercana al punto del problema.

Instalarán comités municipales de salud mental en todos los ayuntamientos

“Esto ha crecido, porque ya no sólo hablamos de jóvenes que caen en el consumo de drogas, sino de niños; por eso la Subdirección de Salud Mental conjuntamente con el DIF estatal y las alcaldías, así como los organismos que se adhieran, abrimos comités en cada municipio”, detalló.

Explicó que la SSE se encarga de brindar toda la información y el apoyo para que ese comité interinstitucional realice un mayor número de estrategias y actuar, sobre todo, en la prevención.

“Lo importante es no dejar que la salud esté a la inercia de esta sociedad, sino que exista una estructura de salud mental en donde contribuyamos a los cambios de forma de vida en todos los municipios de Yucatán”, indicó.

“No hay que dejar que quienes comercien con la droga estén antes que nosotros, sino que sepan que salud mental estará al servicio de la sociedad”, subrayó.

El funcionario agregó que en los Centros de Atención Primaria de Adicciones (CAPA), los cuales hay seis en el Estado (en Mérida, Tizimín, Ticul y Valladolid), se han ampliado los horarios y se trabaja en la prevención.

Además, ante el gran número de personas con problemas de adicciones, ya se incluye la atención de psiquiatras en cada centro. 

Iniciativa de legalización incita a probar marihuana

Por otro lado, la propuesta de legalizar la marihuana genera en los jóvenes interés por acercarse a esta droga, sin antes conocer los efectos negativos que conlleva, por lo que el trabajo debe ser más fuerte, advirtió el director del Centro de Integración Juvenil (CIJ) Mérida, Víctor Roa Muñoz.

Dijo que a pesar de los programas que existen, el aumento en el consumo de marihuana por parte de los adolescentes es un indicio de que hay que buscar mejores estrategias y mayor coordinación entre los programas que se desarrollan.

Ven en secundarias y prepas cultura a favor de la apertura del consumo de esa droga

“Sobre todo con esta postura de deslegalizar el consumo de la marihuana; vemos en secundarias y preparatorias, sobre todo, una cultura a favor de esta apertura total para su uso y es uno de los principales riesgos”, advirtió.

Roa Muñoz recalcó que los programas que desarrollan les permiten hacer detecciones tempranas y canalizaciones oportunas, ya que el hecho de que un adolescente sea sorprendido en la escuela o en casa cuando comsumen una sustancia no significa que sea un adicto.

Como parte del trabajo preventivo se acude a escuelas para la detección y canalización de los chicos que necesiten ayuda, ya sea a los Centros de Integración Juvenil o a los de Nueva Vida. 

Recaban firmas
  • Mientras tanto, el Centro de Integración Juvenil (CIJ) es un organismo que realiza a nivel nacional una campaña para la no legalización del consumo de la marihuana.
  • A nivel nacional se han recabado 90 mil firmas, de las cuales más de tres mil firmas se obtuvieron en el Estado.
  • Advierten que si no se atiende el consumo en la etapa experimental, puede llegar a convertirse en una adicción en poco tiempo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios