12 de Diciembre de 2017

Yucatán

Advierte Greenpeace a Yucatán sobre transgénicos

El organismo señala que desde 2009 vigila la Península ante el riesgo que conlleva el cultivo de soya empleando un químico que se filtra en el subsuelo

'Es muy delicado que el Gobierno Federal aumente el número de hectáreas para siembra de transgénicos en la región'. (SIPSE)
'Es muy delicado que el Gobierno Federal aumente el número de hectáreas para siembra de transgénicos en la región'. (SIPSE)
Compartir en Facebook Advierte Greenpeace a Yucatán sobre transgénicos  Compartir en Twiiter Advierte Greenpeace a Yucatán sobre transgénicos

Ana Hernández / SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- La Península de Yucatán es punto de alerta internacional para las organizaciones que trabajan en favor de una agricultura sustentable, debido a que el Gobierno Federal autorizó la siembra de soya transgénica, en la cual se emplea un producto para controlar la maleza que pone en riesgo la salud de la población.

Aleira Lara, coordinadora de la campaña de Agricultura Sustentable y contra de los Transgénicos, de Greenpeace en México, señaló que desde 2009 están pendientes de esta zona por los efectos que ocasiona este tipo de cultivo, e indicó que es muy delicado que el Gobierno Federal aumente el número de hectáreas para siembra en la región.

La activista consideró lamentable la autorización de las autoridades federales, ya que en la siembra de transgénicos, para controlar la maleza, se emplea glifosato, un químico que al filtrarse al subsuelo, por las condiciones del suelo kárstico de esta entidad, puede afectar a los yucatecos que consuman el producto.

Permisos son contradictorios

El secretario de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma) de Yucatán, Eduardo Batllori Sampedro, señaló que los permisos otorgados por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) son contradictorios.

Precisó que la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnart), en su dictamen
vinculante en materia de impacto en términos de ecosistemas, señala afectaciones a especies silvestres; el Instituto Nacional de Ecología también dio una opinión negativa: no viable por falta de información para crear un criterio; la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) evidenció falta de viabilidad del proyecto, y aún así, se autorizaron más superficies para la siembra de soya.

Aleira Lara señaló que es preocupante que se hayan otorgado permisos de forma indiscriminada, en especial al final del Gobierno Federal pasado.

Recordó que la autorización en México para la siembra de 30 mil hectáreas se otorgó en 2009, sin considerar la sentencia que recién había dictado el Tribunal de Justicia Europeo, al detectar miel contaminada con polen transgénico no autorizado, proveniente de Alemania.

Indicó que ese resolutivo alertó a los apicultores de la región e hizo que conformaran un colectivo para impulsar el cultivo sin transgénicos en la Península, el equipo está integrando por diferentes acciones de lucha, no sólo apicultores afectados, sino académicos, consumidores y empresarios.

La ambientalista señaló que existen posturas oficiales encontradas sobre el tema, porque mientras las autoridades locales dictaron medidas de salvaguarda para proteger la miel de la posible contaminación, y solicitó al Gobierno Federal zona declarar zona libre de transgénicos, la Sagarpa dio una nueva autorización de cultivo de 253 mil 500 hectáreas, de las cuales 60 mil son para la Península de Yucatán.

Indicó que son 23 organizaciones las que se oponen a esta medida, así como un número indefinido de comunidades y apicultores de la entidad, y se está extendiendo a Campeche y Quintana Roo, donde se replican los procesos legales y la conformación de redes de trabajo sobre el tema.

Cabe agregar que la participación de Greenpeace en Yucatán fue a través de un foro organizado por la Unorca en la Uady

Peligros de los transgénicos

Cuando la planta genera menos sustancia tóxica al final de la temporada. Pueden surgir plagas, debido a que los insectos se vuelven inmunes al tóxico en pocas generaciones.

También existe el peligro de la contaminación genética. Esto ocurre porque es imposible impedir la dispersión del polen de transgénico que pueda polinizar otros cultivos y plantas silvestres. La posibilidad de una rápida propagación de caracteres transgénicos a especies silvestres y su persistencia ha sido comprobada.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios