22 de Septiembre de 2018

Yucatán

Advierten de riesgos por alimentos "de segunda"

El peligro aumenta cuando se expenden en mercados sobre ruedas o tianguis.

Advierten autoridades de Salud que las condiciones de sanidad e higiene en los mercados ambulantes y tianguis son deficientes. (Jose Acosta/SIPSE)
Advierten autoridades de Salud que las condiciones de sanidad e higiene en los mercados ambulantes y tianguis son deficientes. (Jose Acosta/SIPSE)
Compartir en Facebook Advierten de riesgos por alimentos "de segunda"Compartir en Twiiter Advierten de riesgos por alimentos "de segunda"

C. Díaz / P. Piña/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- La Dirección de Protección Contra Riesgos Sanitarios de la Secretaría de Salud del Estado (SSE) alertó sobre los productos de segunda calidad que se expenden en lugares temporales, como los tianguis o mercados ambulantes, debido a las condiciones en las cuales se manejan y se ofrecen, pues no tienen ningún control.

El director de sanidad de la SSE, Luis Parra Arceo, indicó que en ocasiones la fruta o la verdura con golpes que no son atractivas para los comercios establecidos porque no cumplen con los estándares de calidad y presentación es “movida” a este tipo de negocios.

“Todo lo que está expuesto al aire libre, sin medidas de higiene adecuadas y con un clima tan cálido como el del Estado, aumenta de riesgo”, precisó.

El funcionario señaló que la situación se agrava al expenderse este tipo de productos en lugares temporales, como tianguis y mercados ambulantes.

Mencionó que si bien los productos de baja calidad reducen el costo al consumidor conllevan un peligro para la salud, ya que la fruta o la verdura, al estar golpeada su cáscara protectora, empieza a contaminarse.

“Exhortamos a la población a evitar su consumo, porque si bien pueden ahorrarse cierta cantidad de recursos al adquirirlo, tienen un alto riesgo”, detalló.

Si la fruta tiene una laceración en la cáscara ésta debe cortarse de tajo para evitar contaminar todo el producto; a pesar de esto, sólo reduce el problema, el cual persiste “porque ya se inició un proceso de descomposición”.

Agregó que sucede lo mismo con los productos elaborados y envasados que están al borde de la caducidad o ya cumplieron el plazo, como pueden ser lácteos, carnes frías y bebidas, que también se venden en estos sitios, y pueden ser dañinos para la salud.

“Al estar fuera de su tiempo de caducidad o con los envases golpeados están en riesgo de contaminación y de iniciar un proceso infeccioso al ingerirse y poner en riesgo la salud, y lo que se veía como un ahorro se convierte en un gasto innecesario”, apuntó.

Parra Arceo dijo que la Dirección a su cargo realiza operativos de vigilancia e inspección para evitar que se expendan estos productos.

“A finales del año pasado realizamos un operativo en el que se decomisó producto del tipo embutido y carnes frías que tenían la fecha de caducidad vencida, constituían un riesgo a la salud, por lo que se procedió al aseguramiento y a su quema, por considerarse de alto riesgo”, destacó.

Empuja pobreza a comprar despensa en sobre ruedas

El alto costo de los productos de la canasta básica, sobre todo de frutas, verduras y carne, ha propiciado que las amas de casa de Mérida recurran a mercados sobre ruedas o tianguis para adquirir la despensa de la semana.

Aunque la mayoría de los productos que se distribuyen en esas áreas de venta itinerantes son los llamados de “segunda”, para muchas familias se ha vuelto una “forma de vida” al ahorrar unos pesos.

Mientras las grandes cadenas comerciales ofrecen un ahorro a sus clientes a través de los días de “mercado o plaza”, para muchas familias yucatecas los tianguis son una alternativa de adquirir más con menos dinero.

En un recorrido se constató que las amas de casa aprovechan esos mercados para hacer sus compras, sobre todo de frutas y verduras.

“Son productos que están por debajo de sus precio original, debido a que en muchas ocasiones están golpeados o les han cortado una parte que ya se está descomponiendo, lo cual no significa que no sean aptos para el consumo humano, y por el contrario, sacan de un apuro a cualquier ama de casa que no tenga dinero suficiente”, afirmó José Canché Mex, quien desde hace más de 15 años se dedica a la comercialización de frutas y verduras en diversos tianguis y mercados.

Cabe señalar que la Central de Abasto de Mérida y el Mercado de La Merced, en el DF, son los principales distribuidores de verdura y frutas de segunda calidad en la entidad. m

“El negocio de las frutas y las verduras no es excelente como algunas personas piensan, los grandes mayoristas dependemos de la temporada y la producción nacional, así como los precios que en el mercado extranjero, por lo que muchos recurrimos a vender a menor precio el producto que tenemos y está a punto de representar una pérdida económica”, reveló José Manrique Solís, distribuidor en la Central de Abasto.

Dejan indefensos a clientes de tianguis

Por ser venta ilegal, los productos alimenticios que se expenden en los tianguis de Yucatán carecen de control de las autoridades, por lo que es difícil que instancias como la Profeco ingresen a esos espacios para verificar que se cumplan con normas elementales, como es la calibración de básculas y el tener precios a la vista.

Esta situación ha generado que cada vez más comerciantes busquen espacios en esos mercados que son autorizados por la autoridad municipal; no obstante, la supervisión de los inspectores de la Subdirección de Mercados no incluye que los productos sean de primera, y menos que los instrumentos de pesaje estén calibrados.
El encargado del despacho de la Procuraduría Federal del

Consumidor (Profeco), Jorge Martínez Escalante, indicó que a pesar de que esa instancia federal tiene entre sus funciones calibrar básculas y verificar precios a la vista, en los tianguis y mercados no pueden efectuar su labor, ya que es una actividad informal, lo que deja indefensos a los clientes.

“No tenemos la facultad de verificar precios o productos en esos espacios por estar dentro de la informalidad, el que hiciéramos operativos representaría el reconocimiento legal de esos centros de abasto itinerantes, lo cual no estamos facultados para hacer”, detalló.

Precisó que la autoridad que debe meter orden en esos negocios es el Ayuntamiento de Mérida, el cual tiene entre sus facultades trabajar con la informalidad, lo cual tampoco da garantía a los clientes de los productos que adquieren.

“Cuando se tratan de centros de abasto establecidos, como los mercados de la ciudad, sí ingresamos a verificar que los sistemas de pesaje estén calibrados,  no exista una especulación de productos,  y menos incremento desmedido”, explicó.

Recordó que la Profeco emite una relación de productos de la canasta básica, en donde la gente puede comparar precios, “eso es para evitar que los ciudadanos gasten de más, o tengan que recurrir a los tianguis para adquirir sus productos”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios