23 de Octubre de 2018

Yucatán

Mérida: una gran ciudad con problemas de urgente atención

El acelerado crecimiento pone en evidencia las carencias en movilidad urbana y la falta de estrategias para tratar aguas y residuos sólidos.

El acelerado crecimiento pone en evidencia las carencias en movilidad urbana y la falta de estrategias para tratar aguas y residuos sólidos. (Milenio Novedades)
El acelerado crecimiento pone en evidencia las carencias en movilidad urbana y la falta de estrategias para tratar aguas y residuos sólidos. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Mérida: una gran ciudad con problemas de urgente atenciónCompartir en Twiiter Mérida: una gran ciudad con problemas de urgente atención

Patricia Itzá/Milenio Novedades
MÉRIDA.- Debido a su excesivo crecimiento inmobiliario y por consecuencia de población, Mérida presenta diversos problemas que se tienen que atender de manera urgente, como la movilidad urbana y la falta de estrategias para el buen tratamiento de aguas y residuos sólidos.

Según el estudio de “Estrategias municipales para la resilencia urbana”, que creó el Instituto Municipal de Planeación en Mérida (Implan) , se establece que en la capital yucateca es necesario crear vínculos entre todas las autoridades y actores que procuren el bien común de la sociedad, como organizaciones académicas, empresariales y civiles.

Se debe fortalecerse como una política pública transversal, que permiten orientar, organizar y focalizar de mejor manera la aplicación de políticas públicas, planes, programas o proyectos y contribuya a una mayor generación de información para que se puedan crear programas que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos.

Uno de los temas importantes que se deben resolver es la implementación de una adecuada movilidad urbana debido a que el sistema de transporte público no cubre las necesidades de confiabilidad, acceso universal y eficacia para la población actual.

El servicio de transporte público no es inclusivo, el parque vehicular requiere modernizarse, son fuente de contaminación e incómodos para usuarios con necesidades específicas, como niños, embarazadas, adultos mayores o personas con discapacidad.

Crecimiento fragmentado 

Lo anterior va ligado con el tema de la planeación urbana, por lo que se tiene el desafío de regular y controlar la expansión inmobiliaria desarticulada, desintegrada y desconectada de la mancha urbana, extender el crecimiento ordenado y compacto, revertir la ocupación de suelo forestal con usos de suelo de amplia exigencia de servicios públicos, mitigar los efectos de la desforestación y cambios de uso de suelo incongruentes con las vocaciones y aptitudes naturales.

Si no se detienen estos procesos de crecimiento fragmentados seguirá fomentando largos traslados y disparidades en la dotación de servicios públicos. También impactaría a las localidades cercanas, alterando su dinámica social y rural encapsulando y limitando su crecimiento natural.

Todas las necesidades van relacionadas entre sí, como la cobertura vegetal que, debido a la expansión de los asentamientos urbanos, se ocupan áreas forestales, reduciendo la capacidad y que, a su vez, provoca islas de calor, afectando de manera negativa los ambientes de recreación y convivencia, así como las actividades diarias de la población.

Además, contribuye con altos consumos de energía eléctrica, alza de costos en inversión y mantenimiento de los servicios públicos e infraestructura. Esta condición se vuelve alarmante para un escenario en el que se espera un aumento en la frecuencia de ondas de calor debido al cambio climático.

Pero aunado a lo anterior ese problema se agrava debido a la edificación de viviendas con materiales que no contribuyen a un confort térmico, por lo que el desafío es reforzar la normativa para que los materiales, dimensiones y procesos de construcción en serie respondan a las necesidades de habitar de los usuarios, sean pertinentes con el clima, aseguren la durabilidad y sustentabilidad de estas edificaciones.

El agua 

En materia de salud es urgente atender el manejo de la calidad del agua; debido a que la subterránea presenta altos niveles de contaminación por diversas sustancias como los nutrientes y pesticidas agrícolas, hidrocarburos y residuos de aceites, por lo que de los 133 cenotes contabilizados hasta el momento todos presentan altos niveles de contaminación no puntual y de los 160 pozos comunitarios, ubicados en las distintas localidades del municipio, 129 se han clausurado y el agua no es apta para el consumo humano.

De igual manera se deben crear modelos de residuos sólidos, pero con base en una conciencia cívica para reducir, reutilizar y reciclar para evitar que se siga viendo nada más como un servicio de recolección.

Según el director del Implan, Edgardo Bolio Arceo, este estudio, que se realizó en 2017, es la base para ofrecer una mejor calidad de vida a los meridanos, debido que en él se establecen las líneas de acción para que se puedan resolver los temas prioritarios.

Dijo que lo principal es la coordinación de todas las autoridades y también de la sociedad, ya que sin ello no se podrá tener una ciudad que pueda afrontar problemas como los que se tienen.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios