17 de Noviembre de 2018

Yucatán

Alma en pena visita a su exesposa en Sinanché

Varias son las personas que dicen haber visto al 'vaquero fantasma de Teya' aparecer en el panteón donde quería ser enterrado.

En esta parte del cementerio también vieron el fanstasma del “vaquero”. (Jorge Moren/SIPSE)
En esta parte del cementerio también vieron el fanstasma del “vaquero”. (Jorge Moren/SIPSE)
Compartir en Facebook Alma en pena visita a su exesposa en SinanchéCompartir en Twiiter Alma en pena visita a su exesposa en Sinanché

Jorge Moren/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- ¿Un fantasma puede visitar a otro en el panteón? Hace unos días estuve en el cementerio del municipio de Sinanché, donde me platicaron varias historias de sucesos paranormales ocurridos en el interior del cementerio; incluso, afirman que también han visto en este sitio al “vaquero fantasma de Teya”, debido a que su primera esposa vivió y murió en esta población.

El caso del "Vaquero fantasma de Teya" lo publiqué en esta misma sección a principios del año, la historia de un antiguo capataz de un rancho que toda su vida se dedicó a cuidarlo. El vaquero era oriundo de Teya y cada vez que se celebraba la fiesta tradicional del pueblo “bajaba” junto con su familia a convivir con sus papás y hermanos, los cuales se habían quedado a radicar ahí; nunca faltaba a las corridas y se la pasaba montado en su caballo.

Al menos iba a Teya tres o cuatro veces al año y era muy conocido y apreciado por la gente, pero un día llegó la noticia al pueblo de que había fallecido en un accidente cerca del rancho donde trabajaba.

Por azares del destino y de ciertos problemas legales no pudieron trasladar su cuerpo a Teya y fue enterrado en Tizimín. La familia lamentó mucho esto, ya que después se enteró que la razón principal fue que la esposa era de la ciudad de Los Reyes y prefirió que sus restos descansaran allí, a pesar de que el vaquero siempre había dicho que le gustaría que cuando le llegara la hora fuera enterrado en su pueblo natal.

A pocos días de su muerte, dos personas fueron a casa de sus papás a preguntar por el vaquero, pero al darles la triste noticia, estos, extrañados, respondieron que no podía ser posible, ya que lo habían visto horas antes montado en su caballo junto al panteón.

Visita el cementerio

Transcurrieron los meses y los años, y principalmente para las fechas de la fiesta, varias personas aseguran que vieron a un jinete entrar al panteón y de pronto desaparecer; dicen que es el alma en pena de ese vaquero que regresa a pasear a su pueblo natal y antes de irse pasa por el cementerio donde quería ser enterrado.

De hecho, en Sinanché me dieron más datos sobre el vaquero, ya que me comentaron que en vida se llamó Hernán y que fue compañero de trabajo de muchos años de su cuñado (el hermano menor de su primera esposa), quienes eran de “Sina” y se llevaron muy bien incluso después del divorcio.

De hecho, cuando murió su primera esposa, afirman que él acudió al velorio y al entierro (ya que a pesar de su divorcio se llevaban bien) y que cuando Hernán falleció, también lo vieron rondar varias veces en el panteón de Sinanché.

Fue identificado por su excuñado y otros familiares de la exesposa, pues tenía un inconfundible bigote y sombrero, además de que su mirada se veía triste.

“Dicen que siempre se arrepintió de haberse divorciado, pero eso nunca lo sabremos porque su secreto se lo llevó a la tumba”, comentó don Marcelo Jiménez, exempleado henequenero que supo del caso de primera fuente y a quien tuve la oportunidad de entrevistar. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios