18 de Septiembre de 2018

Yucatán

Doble protección a Chichén y Uxmal (gráfica)

Ya forman parte del Patrimonio Mundial, pero serán inscritas en la Unesco, para que sean resguardadas en caso de un conflicto internacional.

El Templo del Adivino de Uxmal, de lo más representativo de la zona. (Milenio Novedades)
El Templo del Adivino de Uxmal, de lo más representativo de la zona. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Doble protección a Chichén y Uxmal (gráfica)Compartir en Twiiter Doble protección a Chichén y Uxmal (gráfica)

Jesús Mejía/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- El gobierno de México solicitará en breve a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) la inscripción de dos zonas arqueológicas de Yucatán en el Registro Internacional de Bienes Culturales bajo Protección Especial de la Organización (Registro), con lo que se le dará doble protección, pues ya cuentan con la categoría de Patrimonio Mundial.

El proyecto considera nueve zonas arqueológicas del país: Chichén Itzá y Uxmal, en Yucatán; Palenque, Chiapas; Teotihuacan, Estado de México; Monte Albán, Oaxaca; El Tajín, Veracruz; Paquimé, Chihuahua; Xochicalco, Morelos, y Calakmul, Campeche.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en coordinación con la Comisión Intersecretarial de Derecho Internacional Humanitario (Cidih-México) concluirán próximamente el proceso requerido para presentar la petición ante la Unesco, según lo previsto en la Convención para la Protección de los Bienes Culturales en Caso de Conflicto Armado, adoptada en la Convención de La Haya en 1954.

El artículo octavo de esta convención confiere a los Estados la prerrogativa de colocar bajo un régimen de “protección especial” un número limitado de “centros monumentales” de importancia extraordinaria mediante su inscripción en el Registro.

Lo anterior, si satisfacen las condiciones respectivas, las cuales incluyen fijar la ubicación de los mismos, así como manifestar que se evitará utilizarlos para cualquier fin militar y que se encuentran a una distancia adecuada de -por ejemplo- centros industriales de gran relevancia.

Con este  'escudo' se combatirá el tráfico ilícito de bienes culturales protegidos

Dicha protección, más allá de “blindar” en caso de algún conflicto internacional, es un instrumento útil para combatir el tráfico ilícito de bienes culturales protegidos y la mejor gestión de áreas de gran relevancia cultural, incluyendo fenómenos naturales o causas generadas por el hombre.

De ahí la importancia de la iniciativa del gobierno mexicano, pues la inscripción de las zonas arqueológicas brindará mayores garantías para su preservación.

Francisco López Morales, director de Patrimonio Mundial del INAH, recordó durante el encuentro “Convenciones Unesco. Una visión articulada desde Iberoamérica” -que se realiza en la Torre de Ingeniería en Ciudad Universitaria- que la Convención de La Haya fue la primera de carácter cultural que surgió en el seno de esa organización, pues era un asunto urgente, luego del saqueo a gran escala y la pérdida de patrimonio de países como Italia y Francia en la Segunda Guerra Mundial”. 

Se terminó

Mientras tanto, el lado sur de la pirámide de Kukulcán o El Castillo, considerado una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno, que en apariencia está sin restaurar, es irrecuperable, ya que las piedras que eran parte de su estructura fueron extraídas en tiempos de La Colonia y forman parte de otros asentamientos.

En otras palabras, la pirámide principal de Chichén Itzá está terminada en su rescate integral, plantearon expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) consultados sobre los futuros trabajos de conservación y mantenimiento que requiere la zona visitada por más de un millón 200 mil personas al año.

La Pirámide de Kukulcán o El Castillo es la estructura más famosa y significativa del complejo, y una de las construcciones más notables de toda la arquitectura maya. En el edificio se rindió culto al dios maya Kukulcán, por lo que se aprecian motivos serpentinos en la decoración arquitectónica.

Los arqueólogos que laboran en el sitio desde hace más de una década comentaron que la estructura de 25 metros de altura está terminada en su recuperación integral, incluso la parte sur, de la cual antiguamente en la época de la Colonia se extrajeron las piedras para edificar asentamientos de una hacienda cercana.

La Haya
  • Los nueve sitios prehispánicos considerados para su inscripción en el Registro Internacional de Bienes Culturales bajo Protección Especial ya son Patrimonio Mundial.
  • En mayo de 1956, México se convirtió en el cuarto país en vincularse a la Convención de La Haya de 1954, mediante su ratificación.
Zonas arqueológicas que son Patrimonio Mundial en México
Zonas arqueológicas que son Patrimonio Mundial en México

La ciudad maya de los itzaes, apenas explorada

Por otro lado, pese a su importancia como el principal centro del poder político y militar entre los antiguos mayas y en la actualidad Patrimonio Cultural de la Humanidad, la zona arqueológica de Chichén Itzá sólo es conocida en un 10 por ciento de lo que era su área de asentamiento, el cual se calcula de unos 25 kilómetros cuadrados.

Los futuros trabajos de exploración y rescate permitirán conocer más sobre esa civilización y seguramente habrá “sorpresas”, auguraron los arqueólogos del sitio, José Osorio y Francisco Pérez, los cuales fueron consultados sobre la trascendencia del proyecto de largo alcance anunciado por altas autoridades del INAH.

Los arqueólogos consideraron relevante allegar recursos especiales para Chichén Itzá, ya que el sitio fue una gran metrópoli, el centro del poder político y militar entre los mayas, sobre todo en el periodo de máximo esplendor entre los años 900 y mil 200 d. C., con un inicio calculado en el año 600 d. c.

Sólo se conoce 10% de lo que era la localidad, la cual se calcula en 25 kilómetros cuadrados

Los especialistas se negaron a adelantar expectativas sobre futuros hallazgos de estructuras similares a El Castillo o El Templo de los Guerreros, ya que éstos forman parte del principal centro ceremonial de la ciudad, que estaba rodeado de asentamientos humanos.

Sin embargo, dado el desarrollo que alcanzaron durante casi cuatro siglos, lapso en que se constituyen en un parteaguas de la civilización maya por sus adelantos en la arquitectura y en la astronomía, entre los periodos temprano y posclásico, se esperan, dijeron, “sorpresas” en las futuras excavaciones.

Adelantaron que se debe continuar con los trabajos de la zona denominada “Serie Inicial”, que ya lleva un avance considerable de rescate de estructuras pertenecientes a un alto personaje de la clase sacerdotal, de acuerdo con información que aportan los relieves de la zona.

Alistan megaproyecto en zona arqueológica

Asímismo, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó que erogó 231.2 millones de pesos a favor de la familia Barbachano para la adquisición de 99 hectáreas del sur del polígono de la zona arqueológica de Chichén Itzá, donde se llevará al cabo, anunció, un proyecto de largo alcance de exploración, rescate y conservación.

A fines de 2012, el INAH cerró la operación de compra-venta con Carmen Barbachano Gómez Rul del Tablaje Catastral Número 1145, denominado “Chichén”, ubicado dentro de la poligonal de protección de la Zona de Monumentos Arqueológicos de Chichén Itzá, municipio de Tinum, de 99.2 hectáreas.

El informe del Comité Técnico del Fideicomiso para el Fomento y la Conservación del Patrimonio Cultural Antropológico, Arqueológico e Histórico de México, confirma la aprobación del ejercicio de dicha cantidad para los Barbachano, con recursos provenientes del Fondo Arqueológico federal.

El INAH y el Gobierno estatal invierten millonarios recursos para adquirir terrenos a fin de explorar y conservar área maya

La operación se suma a la que ejerció el Gobierno del Estado el año pasado encabezado por Ivonne Ortega Pacheco, quien erogó 220 millones de pesos para la adquisición de los predios que actualmente ocupan las estructuras principales de Chichén Itzá. 

Con ello, la directora del INAH, María Teresa Franco, y el delegado del instituto en Yucatán, Eduardo López Calzada, confirmaron que se prepara un proyecto estratégico, “ambicioso” y “de largo alcance” para rescatar  vestigios y estructuras de la zona sur del polígono que mide mil 200 hectáreas.

En entrevista, durante su visita a esta ciudad como asistente al Festival Internacional de la Cultura Maya 2013, María Teresa Franco anunció que se destinarán importantes recursos para trabajos de rescate y ampliación de la zona arqueológica de Chichén Itzá, a partir del presupuesto al instituto en 2014.

Adelantó que es propósito del Consejo de Arqueología del INAH intervenir en la zona del llamado Chichén Viejo, ubicado al sur del sitio, donde se establecieron los primeros habitantes de la ciudad de los itzaes, cuyo esplendor alcanzó a partir del año 600 d. C., cerca del cenote Xtoloc, que servía como abastecimiento de agua. 

Plan de gran alcance

El proyecto de largo alcance para los trabajos de exploración, rescate y conservación de la zona arqueológica de Chichén Itzá requerirá la intervención de numerosas dependencias de los niveles de gobierno federal, estatal y municipal, además de los habitantes de las comunidades aledañas.

  • Chichén Itzá fue inscrita en la lista del Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988. Las autoridades del INAH prevén ampliar los alcances y objetivos del Plan de Manejo, actual documento de intervención en el área arqueológica. El polígono de asentamiento aproximado de lo que fue el centro del poder político y militar maya abarca unas mil 600 hectáreas.
  • El INAH procedió a la adquisición de las 99 hectáreas a la familia Barbachano con base en “una política de adquisición de predios con la finalidad de regular el uso del suelo y responder al interés científico-académico del salvamento y conservación de la zona arqueológica”.
  • Las tareas incluirán el mantenimiento y limpieza de las estructuras principales, como el Templo de los Guerreros o de las Mil Columnas, El Jaguar, El Caracol y el de Los Altares, entre otros, que ya requieren atención.
  • El INAH integrará a los pobladores de Pisté, Kancab, Xcalakoop, San Francisco El Grande y comisarías de Dzitás y Espita, que sobreviven del cultivo del maíz y tienen muchas carencias, en un programa temporal con recursos de la Secretaría de Desarrollo Social.
  • Se evitarán posibles afectaciones al patrimonio cultural edificado en la ruta del tren que pasará por el municipio de Valladolid. Los arqueólogos se preparan para participar en la planeación de la ruta del tren transpeninsular cuya construcción, de acuerdo con información oficial, iniciará el próximo año. 
  • El rescate de gran parte de la zona arqueológica de Chichén Itzá será posible con el apoyo de las comunidades aledañas, no sólo de Pisté, sino de Yaxchim y de otras comisarías en programas de empleo temporal. También podrán intervenir en tareas de conservación de las estructuras principales del sitio, plantearon arqueólogos e investigadores del INAH.
  • Una vez terminado el proyecto “de largo aliento”, se iniciarán los trabajos el próximo año con la participación de la Comisión Federal de Electricidad, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, la Secretaría de Desarrollo Social y los gobiernos de Yucatán y municipal de Tinum, donde se ubica el sitio maya.

El delegado del INAH Eduardo López Calzada confirmó el proyecto de largo alcance que preparará este año el Consejo de Arqueología, con programas de corto, mediano y largo plazo, lo que implicará la intervención de diversas dependencias.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios