Milenio Novedades

Mérida, Yuc.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) concluyó los procedimientos administrativos instaurados en contra de poseedores de ejemplares, partes y derivados de vida silvestre (jaguar, ocelote, venado y tortugas), así como cazadores de un jaguar, en Yucatán. Fueron multados por más de 700 mil pesos.

El primer procedimiento administrativo concluido se refiere al caso del locatario de un parador turístico en Valladolid, a quien se encontró en posesión de cinco pieles de jaguar (Panthera onca) y una piel de ocelote (Leopardus pardalis). Le fue impuesta una multa de mil 400 Unidades de Medida y Actualización (UMAs), es decir, $105,686, por no acreditar la legal procedencia de las pieles mencionadas.

Respecto al procedimiento iniciado contra dos personas por la caza de un jaguar, así como de la persona que adquirió las partes y derivados del ejemplar de vida silvestre, derivado de la inspección realizada en el poblado de Xiulub, municipio de Espita, Yucatán, se estableció a cada uno multa de mil 325 UMAs, equivalente a $100,024.25.

En el procedimiento abierto a un curtidor de Valladolid, a quien se le encontró tres pieles de venado sin que acreditara su legal procedencia, se le impuso multa de $105,308.55.