Joel González/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- De acuerdo con el testimonio de Sandra Arroyo Torres, una empresa le agendó una cita en un hotel de Querétaro para recibir un premio relacionado con viajes, pero para ser entregado el estímulo debía facilitar su identificación y el número de una tarjeta de crédito, así como escuchar la información sobre viajes y destinos.

Ilusionada porque constantemente viaja a la Península de Yucatán, donde tiene familia, la señora de casi 70 años asistió a la charla en la que finalmente le ofrecieron una membresía que le aseguraron le ofrecería descuentos para boletos de avión de hasta 50% y ofertas similares en hospedaje.

Sandra, hostigada por los agentes durante una hora, firmó el recibo por 20 mil pesos y le dieron un contrato con un número de identificación que le facilitaría los servicios y descuentos; primero, el cargo que prometieron sería de meses sin intereses, pero el pago fue en una sola emisión, y cuando llamó por teléfono para reclamar ya no le respondieron.

También te puede interesar: Productos de 'tianguis' de Mérida vienen de trenes robados

Preocupada buscó el número de otra de las filiales, pero le dijeron que tendría que solicitar el servicio con la agencia que contrató, la cual estaba en la Ciudad de México; pidió a su hijo que acudiera al establecimiento en aquella ciudad y luego de varias vueltas, finalmente localizó al personal que le dijo que solo brindan información al titular del contrato, pero de momento el horario de atención era incierto porque se estaban cambiando de inmueble.

Este tipo de práctica truculenta en la que una agencia ofrece sus servicios en otra ciudad para que sea complicado acudir es una de las modalidades que utilizan varios operadores y empresas del ramo turístico en México, en la que se obliga al cliente a comprar las membresías, y les hacen firmar y reconocer los cargos por los servicios adquiridos.

Aunque la Profeco cuenta con todos los datos de las empresas, tanto la que extorsiona como las que facilitan su operación, hoteles en su mayoría, la instancia se limita a advertir que no se acuda a este tipo de encuentros.