Milenio Novedades

Mérida, Yuc.- El sector de la construcción inicia el año con una pérdida de más de mil 500 plazas laborales debido a la falta de contratación de personal, el año electoral y la introducción de maquinarias sofisticadas a las obras, adelantó el Sindicato Nacional de Trabajadores Terraceros, Constructores y Conexos de la República Mexicana.

El secretario general de esta organización, Eusebio Moo Pech, informó que los alarifes del estado inician 2018 con muchas carencias e inquietudes por la falta de contratación en las obras que se realizan actualmente.

Dijo que esta falta de oportunidades se debe especialmente a las negociaciones actuales del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), a los recortes presupuestales y al año de elecciones concurrentes.

“Algunos fraccionamientos que se construyen en la ciudad están casi desiertos, no hay recursos y están varadas las obras, sólo labora el 40 por ciento del personal”, aclaró.

Moo Pech indicó que la mayoría de los que trabajan actualmente en las obras reciben salarios injustos y no tienen prestaciones, como es Seguro Social e Infonavit.

Además, aclaró que la introducción de maquinarias y excavadoras a las obras también le ha ganado terreno a los alarifes. “La nueva tecnología, nos rezagó el trabajo en cuestión de terracerías, excavaciones y fosas sépticas”, abundó.

El líder de los alarifes expresó que la falta de empleo ha generado un factor de estrés, sobre todo a los albañiles que vienen del interior del Estado, dónde la situación es más crítica.