MÉRIDA, Yuc.- El incremento al salario mínimo de 8.3 pesos no es de mucho impacto para la mayoría de la base trabajadora de Yucatán, pues de los casi 400 mil empleados que tiene la entidad sólo seis mil (5 por ciento) percibirán un incremento mensual de 240 pesos, al ser los únicos que perciben un salario mínimo.

Anteayer, la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) acordó aumentar el salario mínimo de 80.04 a 88.36 pesos, el cual se aplicará a partir del 1 de diciembre y no se esperará hasta enero para que entre en vigor.

El dirigente de los burócratas de la entidad, Jervis García Vázquez, detalló que no hay un impacto real a las finanzas de los trabajadores yucatecos, puesto que más del 95 por ciento de la base trabajadora percibe más de un salario mínimo.

Se tiene que unos 6 mil trabajadores yucatecos que no tienen contrato colectivo de trabajo serán los que reciban este incremento, equivalente al pago de un pasaje urbano, mismos que al mes tendrán 240 pesos más.

García Vázquez sostuvo que estos trabajadores son los que más problemas económicos enfrentan, puesto que con cada arranque de año hay alza en el precio de la gasolina, lo que ocasiona incrementos en todos los productos de la canasta básica, como en las carnes, de modo que el salario de 88.36 pesos diarios no será suficiente.

Manifestó que los sindicatos con contrato colectivo de trabajo, inician desde diciembre, enero y febrero los convenios con los patrones para una alza “más decorosa” al salario.