MÉRIDA, Yuc.- El presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Yucatán (CCE), Michel Salum Francis, advirtió que de no llegar a un acuerdo en la reducción de las tarifas de energía eléctrica se verán obligados a tomar medidas drásticas, como el incremento de los precios en los productos y la reducción de las plantillas laborales.

Los empresarios yucatecos han insistido en su demanda de cobros justos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y actualmente se encuentran en negociaciones ante la Comisión Reguladora de Energía (CRE), pero consideran que no cesarán en sus peticiones.

“Si no nos beneficia ni funciona buscaremos al secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, para hablar con él y exigirle que nos resuelva el problema, lo que teníamos qué hacer ya lo hicimos… ahora esperaremos”, aseguró.

Los integrantes de las cámaras empresariales en la entidad presentaron ante el CRE más de mil recibos de energía eléctrica que presentan aumentos en el consumo de energía eléctrica entre el 20 y el 300 por ciento, así como las cartas con sus demandas.

“El problema es tan variable que no hay un parámetro, desgraciadamente a unos se les subió al 60 otros al 20 y otros más al 300 por ciento, no a todos les aumentó igual y el problema viene desde diciembre del año pasado, cuando llegaron recibos con cantidades estratosféricas y, según ellos (la CFE), lo compensaron en enero y febrero pero a partir de marzo se fue al cielo el precio de la electricidad”, afirmó.

Aseguró que no quitarán el dedo del renglón pues tienen que defender a los agremiados y a los ciudadanos en general debido a que, en primera instancia, el alza en las tarifas eléctricas es un golpe fuerte para el sector que les impide competir con marcas nacionales, ya que el costo energético está por encima de los demás estados de país y, por otro lado, afecta la economía de los mexicanos.

Detalló que la principal molestia de los empresarios es que desconocen cómo y con base en qué se calculan los costos de tarifas debido a que ni la CRE supo explicarles, por lo que asumen que la arbitrariedad obedece a querer compensar problemas económicos de la CFE.