Francisco Puerto/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Tras la presión de la que fue objeto para no continuar con la denuncia por violencia familiar, Marisela S. P. acabó por otorgarle el perdón a su hijo Vicente O. E. S., quien es adicto a la mariguana y en un arranque de “locura” la agredió.

El acuerdo fue avalado por la juez de control Ileana Georgina Domínguez Zapata, quien había impuesto la medida cautelar de prisión preventiva contra el agresor.

Domínguez Zapata fijó una audiencia de perdón, ya que la denunciante solicitó tal procedimiento y se desistió de la demanda.

También te puede interesar: Falsas 9 de cada 10 llamadas al 911 en Yucatán

Los hechos se registraron el 17 de octubre, al interior de su domicilio, ubicado en la calle 125 del fraccionamiento Hacienda, lugar donde el agresor y la madre habitan, así como otro de los hijos de la afectada de nombre Sandro.

La narración indicó que el día de los hechos, Vicente comenzó a discutir con Sandro, exigiendo le fueran devueltos 300 pesos que le había robado, y al escuchar Marisela la pelea, decidió intervenir. En ese momento el agresor sujeto el cuello a la mujer y comenzó a golpearla mientras que su hermano pedía apoyo de la policía.

Sandro regresó con agentes de seguridad y encontraron a Vicente golpeando a su madre, ocasionando que el agresor fuera detenido.