Andamos buscando cómo aumentar nuestro patrimonio, antes de pensar cómo proteger el que ya tenemos. Si bien es importante hacer crecer nuestro capital, considero mucho más importante preservar el mismo, antes de pensar en adicionarlo.

En ocasiones cometemos imprudencias en el manejo de nuestro dinero o nuestros activos por la falta de costumbre de llevar un orden específico de las cosas. Que ganes mucho dinero no implica que debas gastarlo sin ton ni son. De nada sirve tener tanta educación financiera si no la llevamos al cabo en la práctica. La experiencia propia o de otras personas nos puede ayudar a preservar de mejor manera lo que hoy tenemos.

Aquí te comparto 5 acciones que te permitirán proteger tu patrimonio:

1.- Ser cauteloso.- Permaneciendo en un perfil bajo, evitarás llamar la atención y que “aparezcan” amistades “nuevas” de la nada. No presumas, ni divulgues lo que tienes o tus nuevas adquisiciones, existe gente envidiosa que sólo hablará y es lo que menos necesitas.

2.- Organiza tu dinero.- Registra y controla tus ingresos y tus egresos de dinero. Solemos gastar lo que no tenemos todavía o, peor aún, en una entrada extra o fuerte de dinero, tendemos a pensar en qué lo vamos a gastar. Ahorra un porcentaje y, si es necesario, invierte, no gastes.

3.- Estudia tus inversiones.- Analiza cuáles son las mejores inversiones que puedes realizar con base en las opciones que se te presentan. Cuál te genera mayor rendimiento y seguridad y la que más rápido retorne tu inversión. Haz inversiones inteligentes.

4.- Utiliza recursos propios.- Invertir endeudándote no siempre es una buena opción. Si tienes capital propio, arriesga pero con prudencia. No existen los créditos baratos, pues la tasa de endeudamiento siempre será mayor que la tasa de ahorro.

5.- Crea tu reserva.- Crea un fondo mediante un porcentaje de los ingresos para ahorrar en caso de necesitar inversiones extraordinarias. Te aconsejo de un 5 a un 20% dependiendo del ingreso y tu posibilidad. Éste es uno de los rubros que más genera rendimientos.

No permitas que el exceso de dinero te ciegue o haga que abandones la posibilidad de regenerar y proteger tu patrimonio. Perder lo que lograste ganar no es un escenario agradable. Te recomiendo pedir consejos para tomar una mejor decisión.