William Sierra/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Ya sea corriendo, en mototaxi, bicicleta, tricitaxi o cualquier otro medio, y partiendo de innumerables puntos, los antorchistas buscan cumplir su promesas de postrarse a los pies de la Morenita de Tepeyac, esperando de esa forma que los colme de bendiciones.

En una estampa que se ha repetido en los últimos días, en los alrededores del Santuario Guadalupano se observan antorchistas provenientes de los cuatro puntos cardinales de Yucatán, así como también de otros estados, algunos de lugares como Chiapas y Tabasco.

Madre e hijo antorchistas toman su foto junto a La Virgen. (William Sierra) 

“Hacemos esto con mucha fe, encomendándonos a la Virgencita de Guadalupe. Cuando salimos le pedimos que nos proteja mucho en el camino”, dijo Diego Armando Kuyoc, de 19 años de edad, quien junto con Bartolomé Dzul Can, de 23 años, partieron en sus bicicletas desde Tzukmuc, comisaría de Chankom, en el oriente del Estado.

Ambos señalaron que provienen de familias de antorchistas y consideran que es una costumbre que no desaparecerá, pues siempre hay alguien como ellos dispuestos a continuar con la promesa de visitar a la Virgen de Guadalupe en su día.

En su caso, salieron desde anteayer a las ocho de la mañana, llegaron ayer después del mediodía a la parroquia de San Cristóbal, donde permanecieron un momento antes de emprender el viaje de retorno.

“Es algo muy bonito ser antorchista”, añadió Bartolomé, mientras sujetaba un cuadro con la imagen de la Virgen de Guadalupe al frente de su bicicleta.

Un grupo que llamaba la atención lo integraban 17 mototaxistas, todos de Temax, cuyos vehículos estaban adornados con motivos guadalupanos, y algunos de ellos estaban adornados con imágenes de la Virgen.

Cientos de veladoras adornan la imagen religiosa. 

Luis Miguel, uno de los mototaxistas, mencionó que llevan siete años realizando está peregrinación para darle las gracias a la Virgen de Guadalupe y pedirle que nunca les falte trabajo y mantenga saludables a sus familias.

Según explicó, el recorrido de esta caravana fue de Temax rumbo a Río Lagartos; de ahí circularon sobre la costa hasta llegar a Progreso para enfilarse hacia San Cristóbal, donde estarán hasta hoy acompañando a la Morenita.