PROGRESO, Yucatán.- Los fuertes vientos que acompañaron al frente frío número 14, llegaron con rachas que superaron los 80 kilómetros por hora, propiciando deformaciones en tres de los cinco tanques en construcción de la terminal de fluidos que se edifica en el puerto de altura de Progreso, un barco encallado en las playas de Chicxulub, la destrucción de un techo de lona en un parque y árboles caídos en Mérida.

Las deformaciones en la terminal de fluidos se debieron a que aún no se colocan los techos ni los anillos de soporte o refuerzo de los tanques, partes fundamentales para la rigidez de la estructura. Ninguna persona resultó lesionada.

De acuerdo con el reporte de la Administración Portuaria Integral (API) de Progreso, las deformaciones se repararán en días, lo que no representará un atraso en la fecha prevista para la entrega de las obras, en mayo de 2018. “Una vez que se coloquen los techos y los anillos de soporte o refuerzo, y cuando las soldaduras estén finalizadas, los tanques estarán listos para operar con los mayores estándares de seguridad que dictan las normas nacionales e internacionales.

También te puede interesar: ¡Tápate Nené! Yucatán está entre 8 y 14 grados y así seguirá

La estructura final soportará huracanes categoría 5, incluso mayores de lo que establece el Manual de Diseño por Viento, expedido por la Comisión Federal de Electricidad (CFE)”, recalcó la API.

La obra está a cargo de la empresa Kiewit, una de las más grandes de Norteamérica y una organización de ingeniería y construcción muy respetada, en asociación con la mexicana GIA, que cuenta con más de 20 años de experiencia en edificación, construcción pesada y desarrollo de infraestructura en México y el extranjero.

El norte en la costa yucateca entró con fuertes ráfagas, que registraron hasta 84 kilómetros por hora. En otros sitios de la costa yucateca no se reportaron mayores percances.

En Chicxulub Puerto, luego de ser puesto a resguardo cerca del muelle, la embarcación pesquera “Langostero de Progreso III” encalló debido que la amarra con la que se encontraba asegurado cedió y se rompió, quedando la nave a la deriva hasta llegar a tierra. La embarcación quedó sobre la arena por efecto de la marejada sobre su costado derecho (estribor), justamente a escasos 15 metros del lado derecho del muelle de pescadores, lo que generó expectación entre los habitantes, quienes acudieron al sitio a observar el suceso.

Asimismo, el techo de lona del parque Morelos, en Progreso, terminó por ceder, ya que desde el reciente norte registrado presentaba daños. De acuerdo con el coordinador de Protección Civil de Progreso, debido al riesgo que dicha estructura representaba para la comunidad fue retirado, a fin de que a la brevedad y como lo permitan los recursos municipales, se pueda volver a colocar una nueva techumbre en el lugar.

En Mérida, los fuertes vientos derribaron un árbol de flamboyán en la calle 55-D con 56 y 58 del fraccionamiento Francisco de Montejo, hasta donde llegaron trabajadores del Ayuntamiento para despejar la vía. Si bien la caída del árbol no ocasionó daños o lesiones, dejó sin electricidad a los vecinos del rumbo, toda vez que las ramas jalaron los cables del tendido y tiraron varias acometidas de las casas cercanas.