Francisco Puerto/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- El asaltante Hengiskán G. M. U. salió libre del penal tras un acuerdo reparatorio. Esta persona fue acusada por el delito de robo calificado cometido con violencia, pues “en plan de borrachera” cometió un atraco a la gasolinera de Dzidzantún.

Antes de la audiencia de vinculación con el juez de control Rómulo Antonio Bonilla Castañeda, el administrador de la gasolinera “Servicio San Lucas de Yucatán, S.A. de C.V.”, ubicada en la calle 24 entre 23 y 25 de Dzidzantún, José E. D. L. E., se entrevistó con una asesora de la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas, quien le sugirió buscar una solución alterna.

De ésta, se convenció a José que ya no siguiera en la demanda, porque su empleado José
I. P. C., resultó con heridas menores durante el asalto, pues solo presentó un “rayón” en un brazo.

Así las cosas, quedó en libertad un “presunto” delincuente.

El 5 de abril, aproximadamente a las 6 de la mañana, Hengiskan llegó a bordo de una motocicleta a esa estación de gasolina de Dzidzantún, y después que lo atendiera el despachador José
I. P. C., siguió a éste cuando entró a la caseta y con un arma punzocortante lo hirió, luego lo sometió y se apoderó de la cantidad de 11 mil 920 pesos.

Acto seguido, empujó al empleado, quien cayó sobre una motocicleta que estaba en la caseta, lo que aprovechó para meter el dinero en un bulto de tela y se dio a la fuga, pero el despachador llamó al número de emergencia y en un rápido operativo Hengiskán G. M. U. fue detenido.