Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- En atención a una denuncia ciudadana, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) realizó una visita de inspección en Ciudad Caucel, donde aseguró un ejemplar de mono araña (Ateles geoffroyi), hembra adulta, de la que no se acreditó la legal procedencia.

La inspección se realizó con apoyo de personal de la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno del Estado, porque los inspeccionados se mostraron agresivos durante la diligencia y ante su negativa de entregar el ejemplar de vida silvestre.

En la inspección se constató la posesión de un mono araña (Ateles geoffroyi), hembra adulta domesticada, que usaba pañal y era tratada como un bebé humano. Asimismo, se constató que no recibía alimentación propia de su especie y que no contaba con la documentación o marcaje correspondiente para acreditar su legal procedencia.

Por lo que con fundamento en los artículos 114 y 119, fracción I, de la Ley General de Vida Silvestre (LGVS) se realizó el aseguramiento precautorio del ejemplar, que fue canalizado a la Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre “Parque Zoológico del Bicentenario Animaya”.

El mono araña (Ateles geoffroyi) es una especie del orden de los primates, listada en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-Semarnat-2010, en la categoría de En Peligro de Extinción (P), por tratarse de una especie cuya área de distribución o tamaño de sus poblaciones en el territorio nacional han disminuido drásticamente, poniendo en riesgo su viabilidad biológica en todo su hábitat natural.

Esta especie requiere un espacio adecuado que le permita exhibir su comportamiento natural y sus habilidades locomotoras.