MÉRIDA, Yuc.- El programa Salvemos una Vida, conducido por Jorge Barrera, tuvo como invitadas a la directora y a la coordinadora escolar del Patronato Peninsular Pro Niños con Deficiencia Mental AC. “Construyendo Sonrisas”, quienes hablaron de la labor que realizan en favor de personas con discapacidad intelectual y motriz, así como del programa de integración a la sociedad y a la vida productiva.

El titular de la emisión radiofónica del corporativo líder de comunicación en la Península, Grupo SIPSE, recordó el apoyo que brinda el programa a gente que destaca a través de fundaciones que trabajan para mejorar a la comunidad.

La directora general de “Construyendo Sonrisas”, Bárbara Guasch Madáhuar, en su primera intervención recordó a la fundadora, Elsy Cisneros, quien hace 50 años se interesó en los niños con discapacidad intelectual cuando descubrió que el hijo de una persona que trabajaba en su casa tenía síndrome de Down; primero comenzó a buscar la manera de facilitar estos diagnósticos, luego consiguió becas y años después se dio cuenta que requería no solo lo educativo sino la rehabilitación.

Así nació, en 1958, la asociación civil no lucrativa iniciada con la misión de brindar atención médica y educativa a personas de muy escasos recursos de la ciudad de Mérida y poblados vecinos, que tiene como objetivos la habilitación y rehabilitación de la discapacidad motora para que estas personas puedan enfrentarse al mundo.

Abundó que al paso del tiempo la fundadora descubrió que aún rehabilitados se necesitaba habilitarlos en el campo laboral, ya que se enfrentan a muchos problemas para cumplir con un empleo; para atender este punto se creó un taller de repostería y bisutería para quienes tienen motricidad fina, apuntó.

También informó que los requisitos que solicitan es que el paciente, sin importar su edad, tenga habilidades y capacidades del rango que atienden y que cumpla con los reglamentos internos, ya que si algo los distingue es no tener límites.

En el segundo segmento tomó la palabra la psicóloga Lizbeth Bracamonte Carrillo, coordinadora escolar, quien señaló que “Construyendo Sonrisas” es una institución completa en cuanto a servicios, que van desde iniciación temprana hasta capacitación laboral. “Lo importante de los trabajos que se logran para personas que nunca pensaron tener un salario y una continuidad, es que cuentan con antigüedad”, apuntó.

Agregó que conscientes de la importancia de la rehabilitación desde pequeños, crearon el Programa de Atención Temprana, abierto a todo el público. “Si identifican un retraso en el desarrollo (de sus niños), no se queden con la duda, es necesario que se verifique, porque mientras más pronto, más fácil es de superarse; puede ser de muy leve el retraso del desarrollo y pueden integrarse al colegio regular”, aseveró.

Asimismo, dijo que el personal está conformado por profesionales, desde los terapistas hasta los maestros, quienes trasmiten el conocimiento para que primero cada uno de ellos sean conscientes del padecimiento que tiene y de cuáles son sus capacidades, ya que conocer esto repercutirá en el ambiente laboral, pues la consigna es que los alumnos tengan un desempeño excelente. “A todos, sin importar su edad, se les educa como seres sociales en un país donde hace falta la cultura de la discapacidad”, concluyó.

Más adelante, la titular de la asociación, Bárbara, basada en sus ocho años de voluntaria dio testimonio del caso de un niño gemelo que nació prematuro y eso le trajo problemas; este pequeño llegó a la agrupación desde temprana edad, se le valoró y parecía difícil, pero se le rehabilitó y hoy ya está en una escuela regular, su cuerpo alcanzó todas las etapas del desarrollo, es un logro; sin embargo a aquellos que no logran salir a los dos años, se les sigue trabajando. También citó casos de adultos que egresaron de los talleres y actualmente tienen un empleo, ya que la capacitación los ayudó a que se reintegraran a la sociedad a través de la vida laboral.

Por su parte, Bracamontes Carrillo destacó que una peculiaridad de este grupo de apoyo es que trabajan por la familia en condición disfuncional, porque generalmente son las mujeres quienes asumen las responsabilidades, pues los hombres desaparecen. “Primero, a estas mamás se les baja la ansiedad y se les enseña la manera de tratar a su hijo para que poco a poco vaya logrando su independencia; también, una vez al mes se les imparte el taller para padres, donde trabajan actitudes, desintoxicación y vida positiva”, detalló la psicóloga

Para finalizar, Bárbara Guasch Madáhuar invitó a los yucatecos a conocer la institución y recordó que “Construyendo Sonrisas” recibe donativos económicos y en especie, y también necesita de apoyo con voluntariado.

“Las personas que no han encontrado un espacio para sus hijos, en la agrupación hay una alternativa; actualmente hay cupo en prevención temprana”, finalizó.

El locutor Jorge Barrera cerró con optimismo el programa, ya que aseguró que la agrupación recibirá el apoyo que necesita, pues los yucatecos siempre se han distinguido por tener buen corazón.

 Invitación 

“La Casita”, de Salvemos una vida, se encuentra ubicada en la calle 56 No. 435 entre 49 y 51 del Centro Histórico, cerca del Remate de Paseo Montejo. Ahí se ofrece de manera gratuita ayuda psicológica. Los teléfonos son 945-37-77 y 075, los cuales funcionan las 24 horas del día, los 365 días del año.

“Construyendo Sonrisas” actualmente atiende a 132 personas con discapacidad motriz y/o mental a través de programas personalizados de acuerdo a sus necesidades específicas. Citas para valoración, sin costo, a los teléfonos 982-38-58 y 982-38-59, de lunes a viernes de 8:00 a 15:30 horas. Si ingresan hay un costo menor a lo que cuesta de manera regular el servicio.