MÉRIDA, Yuc.- Este año, las mordeduras de perro han incrementado en Yucatán en un 15 por ciento aproximadamente con el registro de 3 mil 235 ataques (mil 725 en hombres y mil 510 en mujeres).

Además, las mordeduras por otros mamíferos, principalmente gatos, suman 382 (168 en hombres y 214 en mujeres), ligeramente arriba de las registradas en 2016, que fueron 321.

Cabe señalar que en los últimos años ha aumentado la frecuencia de mordeduras por otros animales, por la tendencia cada vez mayor a adoptar como mascotas a especies como ratones, conejos, hurones, tlacuaches y, recientemente, los “mini-pigs”.

Las mordeduras de seres humanos también se enmarcan dentro de las provocadas por mamíferos y se producen fundamentalmente en peleas callejeras o riñas familiares.

Las cifras mencionadas son el acumulado hasta la semana epidemiológica 50, con corte al 16 de diciembre, de acuerdo con la Secretaría de Salud Federal.

Según el programa de Zoonosis de la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY), los ataques de perros a humanos son un problema de salud pública, ya que a la fecha deambulan por las calles del territorio estatal más de 50 mil canes sin dueño. Muchos de estos animales atacan a la población.

No sacrificios

Daly Martínez Ortiz, responsable del programa, indicó que la solución no es sacrificar a estos animales, como algunos sectores de la sociedad proponen, sino más bien concientizar sobre su tenencia responsable, ya que muchas personas, luego de tenerlos, los abandonan en las calles donde se reproducen sin control y atacan a la gente, e incluso pueden contraer rabia, lo que agrava el panorama.

La proliferación de perros en las calles representa un serio problema, que a pesar de las constantes campañas de esterilización que implementa la SSY, no ha podido ser resuelto.

Según estadísticas, en Yucatán, los perros de la calle agreden en promedio a 2 mil 500 personas cada año.