MÉRIDA, Yuc.- Es común que luego de los periodos vacacionales las escuelas reporten incremento en el número de niños afectados por pediculosis (piojos) ya que es un padecimiento cíclico propio del regreso a clases.

 Ante esto, especialistas recomiendan tomar las medidas necesarias para que al regreso luego de las vacaciones de Semana Santa, los infantes no contraigan esta afección dermatológica.

“Actualmente la pediculosis se presenta con mayor frecuencia debido a que los infantes tienen mayor interacción y están más frecuentemente en contacto cabeza con cabeza. Ahora, muchos niños cuentan con teléfono celular que llevan a la escuela y al tomarse 'selfies' se da el contacto con el consiguiente contagio de piojos”, explicó el
dermatólogo Orlando Piña Basulto.

 Los papás deben tomarse el tiempo para cepillar el cabello de los niños y descartar una posible infestación de piojos

 El especialista dijo que los piojos, como otros insectos han desarrollado resistencia a los productos para combatirlos.

 Los piojos son organismos sin alas que se alimentan con la sangre de las personas, la cual recolectan a través de la picadura que realizan sobre el cuero cabelludo, tienden a medir de dos a 10 milímetros y pese a ello pueden causar una enorme picazón en quienes los padecen.

 Señaló que el ciclo de vida del piojo comienza con un huevecillo, también llamado liendre, que al cabo de una semana se transforma en ninfa y posteriormente evoluciona a su estado adulto, fase en la que las hembras pueden llegar a depositar hasta ocho huevecillos al día sobre el cuero cabelludo.

 Se recomienda para evitar que los niños padezcan este tipo de afección enseñarlos a tener una higiene adecuada que implique lavar el cabello con agua y champú; en el caso de las niñas, mantener su cabello anudado cuando asisten a la escuela; evitar compartir peines, cepillos, toallas y accesorios para el cabello; no ponerse sombreros o gorras que pertenezcan a otros niños; evitar tener contacto cabello a cabello con otras personas y no recostarse sobre almohadas, camas y sofás en los que haya estado una persona infestada por piojos.

 Para tratar la pediculosis existen diferentes tipos de champús y lociones que contienen plaguicidas como la piretrina o permetrina, que sirven para eliminar los piojos.

 Aunque la mayoría de los casos, están a la venta del público en farmacias y tiendas de autoservicio, es importante acudir con el médico para recibir la orientación adecuada sobre cuál es el producto ideal que además de erradicar la pediculosis, no cause al menor daño en ojos y piel.