Mérida, Yuc.- Algunas enfermedades que no son comunes en Yucatán en esta temporada, han tenido un repunte con respecto a los casos reportados el año pasado.

La salmonelosis, padecimiento propio de la temporada de calor, ha tenido un repunte importante con un promedio de 35 casos por semana para sumar 957 casos (379 hombres y 578 mujeres), que comparados con los de 2016, que fueron 447, representan un incremento del 114 por ciento.

“Aunque es una enfermedad propia del verano, la infección por salmonela pueden contraerse en cualquier momento debido a la falta de higiene en el manejo de alimentos. La fiebre tifoidea es una enfermedad más seria causada por la bacteria Salmonella typhi”, advierte David Canché Durán, cirujano pediatra y maestro en Salud Pública.

Señaló que los médicos de primer contacto deben tener los conocimientos para sospechar de esta patología infecciosa ya que suele confundirse con otras enfermedades, lo que ocasiona retraso en su diagnóstico y en el tratamiento, poniendo en riesgo de complicaciones al paciente.

La situación descrita por el especialista se ha presentado en el servicio de urgencias pediátricas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), a donde en las últimas semanas han llegado varios casos con cuadros parecidos a la hepatitis que posteriormente se complican y llegan a hospitalización, resultando al final infección por salmonella.

Contagios 

Agregó que la principal forma de contagio de la salmonela es consumir alimentos contaminados sobre todo en la calle. La salmonela se encuentra en las aves crudas, los huevos, la carne vacuna y, algunas veces, en las frutas y vegetales sin lavar. También se puede adquirir tras manipular mascotas, como perros, gatos y especialmente reptiles como las serpientes, tortugas y lagartos, que son reservorios naturales de esta enfermedad.

“La bacteria de la salmonella es capaz de producir una gastroenteritis en las personas, el tiempo de incubación es rápido (entre 6 y 48 horas después de la ingestión del microorganismo). El cómo se produzca la enfermedad va a depender de la cantidad de bacterias presentes en el alimento, así como de condiciones propias de la persona (edad, estado inmunológico y otros). Las personas más susceptibles son los pacientes pediátricos y adultos mayores así como los que padecen enfermedades crónicas que afectan su sistema inmune”, detalló el doctor Canché Durán.

Esta infección intestinal se caracteriza por presentar síntomas de aparición brusca, tales como fiebre de más de 38 grados, dolor de cabeza, dolor abdominal, dolor articular, nauseas, vómitos y diarrea. La enfermedad es auto limitada, lo que significa que el paciente se recupera después de una semana.

Complicaciones 

“Sin embargo, cuando la persona no recibe tratamiento a tiempo, la enfermedad se puede complicar ocasionando hepatitis reactiva, apendicitis reactiva, esplenomegalia (aumento del bazo), también puede afectar las membranas que cubren el corazón (endocarditis) y la que recubre el pulmón (pleura) ocasionando derrame pleural (acumulación de pus en el pulmón) y también puede afectar el sistema nervioso central produciendo una meningitis”, advirtió el cirujano pediatra.

“Esta enfermedad puede ser una gran imitadora por lo que los médicos de primer contacto cuando reciban pacientes con los signos mencionados deben sospechar de infección por salmonela. El médico debe tener la experiencia y la capacidad, cada médico debe saber que enfermedad es más prevalente según la temporada y no diagnosticar por descarte retrasando el tratamiento y poniendo en riesgo al paciente al no recibir el tratamiento. Este es en base a antibióticos pero de forma personalizada, de acuerdo a las condiciones de cada paciente”, aseveró el Maestro en Salud Pública.

Por último recomendó las medidas de higiene fundamentales para evitar contagiarse como es el manejo adecuado de los alimentos en el hogar, el lavado de manos frecuente antes de comer y después de ir al baño y evitar consumir alimentos en la vía pública ya que son focos de infección.