Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Factores como las altas temperaturas, la falta de higiene en la preparación de alimentos y la rápida descomposición de estos durante la temporada de verano han generado un incremento del 50 por ciento en el número de casos de enfermedades gastrointestinales.

Con base en datos proporcionados por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en promedio tres de cada ocho pacientes que acuden a consultas de los servicios de medicina familiar lo hace por alguna enfermedad gastrointestinal.

En tanto, que de los 60 pacientes por turno que consultan en el área de Urgencias Médicas, el 70 por ciento, es decir, 42, presentan alguna complicación de ese tipo.

Las enfermedades gastrointestinales son ocasionadas por bacterias, parásitos, virus y algunos alimentos, como la leche y grasas, aunque también existen medicamentos que las provocan.

Al respecto, la médico familiar del IMSS Yucatán, Susana Ponce Covarrubias, explicó que con el inicio de la temporada de verano los casos aumentan significativamente debido a que las personas acostumbran ingerir alimentos en la calle que no saben desde qué hora y cómo fueron preparados.

Los alimentos de la calle son peligrosos en este época. (José Acosta/Milenio Novedades)

“Hay que extremar precauciones, que las personas consuman alimentos hechos en casa, mantenerse hidratados, lavarse las manos regularmente; si ven que los alimentos no tienen la consistencia adecuada, no los compren, y que ingieran suficientes líquidos para evitar la deshidratación”, comentó.

En caso de notar inconsistencia en las evacuaciones y su cantidad, así como malestares, náuseas, vómitos, dolor o distención abdominal, elevación de la temperatura, gastritis, dolor de articulaciones o dolor al evacuar, acudir de inmediato al médico para su valoración.

Indefensos ante la influenza

Los pacientes que presentan alguna patología gastrointestinal son susceptibles al contagio de la influenza debido a que sus defensas están bajas por lo que es de vital importancia que al acudir a consultar a las Unidades de Medicina Familiar, usen cubre bocas y refuercen el lavado de manos.

Agregó que el foco rojo de la población son los niños menores de cinco años así como los adultos mayores de 60 y mujeres embarazadas.