Katia Leyva
MÉRIDA, Yuc.- A pesar del aumento en sus precios de hasta 25 por ciento, con el inicio de la Cuaresma, los vendedores de pescados y mariscos esperan un incremento considerable en sus ventas, sobre todo porque muchos yucatecos suelen respetar la práctica de la abstinencia de carne roja en esta época.

Al comenzar hoy esta práctica, conocida por los fieles también como vigilia, se observó que la afluencia de compradores aumentó de manera considerable, sobre todo de personas que por el respeto a la Cuaresma hoy consumirán productos del mar.

En el otro lado de la moneda, los expendedores de carnes de res y cerdo informaron ayer a sus clientes que durante la temporada cuaresmal disminuirán la venta de sus productos.

La semana pasada los precios de los pescados y mariscos aumentaron de forma considerable, debido a la demanda que se registra en estas fechas.

“No podemos abastecernos de carne debido a que durante estas fechas las personas optan por consumir productos del mar y la carne se queda de lado”, comentó Juan Carlos Benítez Fuentes, dependiente de un puesto del Lucas de Gálvez.

Mero a 130 el kilo

Uno de los productos que registró uno de los mayores aumentos fue el mero, que pasó de 90 pesos hasta 130 pesos el kilo en centros de abasto y supermercados de la ciudad, debido a que la especie se encuentra en veda y por ser una de más demandadas por los yucatecos.

Mediante un recorrido se constató que los productos del mar registraron hasta 25 por ciento de aumento, como ejemplo el kilo de camarón chico sin cabeza, que la semana pasada costaba 200 pesos, ayer se vendió en 250.

En algunos de los establecimientos del área de pescados y mariscos del mercado “Lucas de Gálvez”, los comerciantes les explicaban a sus clientes cuáles eran los nuevos precios.

¿Todavía no has escogido profesión? Acude a la Feria Universitaria 2018

“No nos queda de otra que comprar los pescados, como buenos católicos debemos de respetar la temporada de abstinencia de carne”, dijo Judith Bargas Ripoli, cliente del mercado.

El año pasado, las ventas de pescados y mariscos del mercado Lucas de Gálvez se incrementaron hasta en 60 por ciento en el tiempo de Cuaresma.