Patricia Itzá/Milenio Novedades
MÉRIDA.- Unos días después de que el yate “Tisbea” encallara en el arrecife Alacranes, otro hecho similar ocurrió en el área protegida, se trata del barco pesquero “Fallito”, que aún se encuentra en la zona.

Cabe recordar que el yate “Tisbea”, de 20.3 metros de eslora, encalló en la zona arrecifal el 14 de agosto pasado, pero de algún modo logró salir y retornó a tierra. Días después, inspectores de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) lo encontraron en un astillero en Yucalpetén con daños en la proa. Las investigaciones sobre este hecho están en curso.

En el otro caso se trata del barco pesquero “Fallito”, que a cinco días de encallar aún se encuentra en la zona. Hasta ahora la zona afectada es de 547 metros cuadrados, de los cuales en 24 metros cuadrados existen colonias coralinas que están regidas por la norma 059 de la Semarnat.

El delegado de la Profepa, José Lafontaine Hamui, explicó que desde el 31 de agosto el barco encalló en el norte de Isla Pérez y la sanción por este hecho se determinará después de la conclusión del acta de inspección del lugar, aunque el barco todavía sigue en el sitio.

“No tenemos una fecha exacta para determinar cuándo vamos a sancionar a los responsables porque primero tenemos que verificar el plan de salvataje, y en este tipo de casos la Profepa al tener que hacer inmersiones para hacer ese tipo diagnósticos requiere un poco más de tiempo”, indicó.

Hasta 4 millones

Las sanciones que se pueden aplicar dependerán del daño generado pudiendo llegar a 50 mil Umas, es decir poco más de 4 millones de pesos.