Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- El joven Marco Jesús de Atocha Moo Ruiz, de 17 años de edad, ya podrá realizar sus terapias con mucha más comodidad y en la tranquilidad de su hogar gracias a la nueva silla de ruedas que ayer le fue entregada en manos de los integrantes del consejo 13963 “Monseñor Fernando Ruiz Solórzano” de Caballeros de Colón.

Contento y emocionado, Moo Ruiz, quien sufre una discapacidad psicomotriz, convivió durante varios minutos con los integrantes de esta asociación católica, cuyos integrantes se dedican a apoyar a las personas más necesitadas.

Al presidir la reunión con los otros compañeros de la agrupación y con los familiares del beneficiario, el Gran Caballero Carlos Cervera Ortiz destacó que la ayuda siempre llega para las personas que tienen esperanza y luchan a diario por salir adelante.

Indicó que con la entrega de la silla de ruedas se tendrá un beneficio doble, puesto que con la anterior, que fue donada por la familia Moo Ruiz, se podrá apoyar a otra persona que requiera atención especial.

También manifestó que a pesar de pertenecer a una organización católica, los Caballeros de Colón no sólo ayudan a las personas que pertenecen a esta religión, sino a todos aquellos que requieran de atención social en sus diferentes rubros.

“La ayuda siempre llega para las personas que tienen esperanza y luchan a diario”

Por su parte, Mariana Alejandra Ruiz Barbosa, madre de Marco Jesús de Atocha, agradeció a los Caballeros de Colón por la ayuda brindada con la silla de ruedas, puesto que gracias a eso su hijo ya podrá tener mayor movimiento y comodidad.

“La silla de ruedas que teníamos ya le estaba quedando pequeña a mi hijo, pero con la ayuda de estas buenas personas ahora él podrá estar más cómodo y realizar sus terapias con mucha más facilidad”, agregó emocionada la madre.

Apoya a niños con cáncer manejando bicicleta en Paseo de Montejo

Dijo que la familia decidió donar la silla de ruedas anterior que tenían, pues así como ellos reciben el apoyo de la asociación católica, también quieren aportar su “granito de arena” y llevar una sonrisa a otra persona que requiera ayuda.

“Pues con esta silla mi hijo va a estar mucho mejor, desde hace tiempo estábamos pensado en cambiarla, pero no habíamos podido hasta que recibimos la ayuda de estas buenas personas”, refirió Ruiz Barbosa, en compañía de su esposo.