Óscar Chan/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Los esquemas sociales de asignación, como el Programa de Empleo Temporal (PET) y de Opciones Productivas, serán suspendidos al iniciar las campañas el viernes 30 del presente mes, a fin de cumplir con las reglas de neutralidad electoral, señaló la delegación en Yucatán de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

El delegado Miguel Enríquez López explicó que estos programas serán reanudados después de las elecciones del 1 de julio, a fin de evitar faltas administrativas a los reglamentos que establecen los institutos Nacional Electoral (INE) y Electoral y de Participación Ciudadana (Iepac).

Destacó que a pesar de que los esquemas de Sedesol están “blindados” por el Gobierno Federal, la ley estable que durante los tiempos de campaña se suspendan algunos para evitar malas interpretaciones.

También te puede interesar: Campesinos mejoran producción por medio de App gratuita

“Los programas que son de asignación al momento serán suspendidos durante los tres meses que, aproximadamente, duran las campañas; éstos pueden ser el de Empleo Temporal, Opciones Productivas o de algún otro proyecto momentáneo; una vez que finalicen las elecciones ya podremos volver a emitir las convocatorias”.

No obstante, en el caso de los programas sociales permanentes, que tienen una base anterior de beneficiarios, como “65 y más”, “Prospera” y “Seguros de vida para jefas de familia”, funcionarán de forma habitual.

“Existe una diferencia con los programas permanentes de la Sedesol, pues éstos no pueden ser suspendidos porque afectaríamos a los beneficiarios”.

Reveló que apenas inicien las campañas, el padrón se mantendrá como está, es decir, no habrá un alza o baja en el número de personas beneficiadas.

Respecto al presupuesto de cuatro mil millones de pesos que anteriormente fue anunciado por la Sedesol federal para el Estado, Miguel Enríquez indicó que este recurso será distribuido de manera importante entre todos los programas de esta dependencia.

El funcionario detalló que en el caso de las estancias infantiles se invierten alrededor de 70 millones de pesos anuales, para Prospera mil 400 millones de pesos, y para el Fondo de Infraestructura Social mil 600 millones de pesos, que se distribuyen entre los 106 municipios y el gobierno estatal.