MÉRIDA, Yuc.- El cáncer de piel es un problema de salud pública porque causa gran morbilidad, daño cosmético y emocional y genera importantes desembolsos. Pese a esto, Yucatán no cuenta con estudios epidemiológicos sobre este padecimiento.

El melanoma maligno es el más letal de los tumores de piel, que por su capacidad de metástasis (diseminación del cáncer de una parte del cuerpo en donde se formó originalmente a otra), es responsable de 75 por ciento de todas las muertes por cáncer cutáneo.

“Siempre hemos recomendado a los padres que estén pendientes de los lunares que presenten sus hijos, sobre todo en los pies. Deberán vigilar su evolución y de preferencia deberán removerse para evitar que más adelante se conviertan en melanomas”, señaló el Dr. José Cerón Espinosa, director del Centro Dermatológico de Yucatán.

Un estudio realizado por la institución hace algunos años, determinó que este tipo de cáncer es el tercero más común en Yucatán, luego del carcinoma basocelular y carcinoma epidermoide y que en general, el incremento de casos de cáncer de piel en los últimos años había sido de 230 por ciento.

La causa, de acuerdo con la investigación se debía muy probablemente al incremento en la exposición a la radiación ultravioleta.