MÉRIDA, Yuc.- El mercado nacional e internacional distingue al chile habanero que se produce en la Península de Yucatán, de los provenientes de otras zonas, por sus características de sabor, aroma, pungencia, color y “vida de anaquel”, que se deben a las condiciones especiales de la región, como el clima, suelo y ubicación geográfica.

El Diario Oficial de la Federación publicó las especificaciones que debe cumplir el producto de la Península en estado fresco para su consumo directo o a través de los subproductos desarrollados a partir del mismo, como deshidratado, en salsa y encurtidos.

Además, dio a conocer los métodos de prueba y la información comercial que debe ostentar el chile habanero y subproductos producidos y procesados en el territorio protegido de conformidad con la Declaratoria General de Protección de la Denominación de Origen.

Para el caso de los subproductos y procesados, la materia prima debe provenir del chile habanero fresco, cultivado y procesado dentro del territorio comprendido por la declaratoria.