Francisco Puerto/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- A cinco meses del mortal accidente que propició el chofer Ángel G. C. C, luego de ser imputado por homicidio imprudencial en tercer grado, ahora se suma otro proceso en su contra por lesiones cometidas en segundo grado.

Para el conductor de no terminan los problemas, tras el percance, tuvo que garantizar un primer pago de 600 mil pesos por la muerte de tres compañeros de trabajo, de la empresa “Huevos Crio”.

También te puede interesar: Asientos de combis de Mérida, infectados con bacterias y gases tóxicos

Ahora por el otro proceso penal, la jueza de control Elsy del Carmen Villanueva Segura le impuso las medidas cautelares de presentación ante el Centro de Medidas Cautelares y una garantía económica por 600 mil pesos (que deberá exhibir antes de la audiencia de vinculación a proceso), no salir del país y localizador electrónico, durarán todo el tiempo que lleve el proceso.

El cierre de investigación por este caso será en un mes, cuatro días.