Mérida, Yuc.- En los últimos dos meses de 2017 se cometieron en Yucatán tres asesinatos de mujeres, dos en Mérida y uno en Oxkutzcab, que la Fiscalía General del Estado (FGE) investiga como feminicidios, hasta que se demuestre lo contrario, crímenes que no se han resuelto y quedaron de herencia para este año.

El primer caso ocurrió el 17 de noviembre y se trató del homicidio de Ermila V. A., de 71 años de edad, originaria de Monterrey, Nuevo León, ocurrido en el domicilio de la víctima en la comisaría meridana de Cholul.

El arma utilizada en el asesinato fue un atizador –instrumento de hierro de dos puntas que se utiliza para remover la leña en una chimenea– que el homicida le clavó a la víctima en el lado izquierdo del cuello, y en el propio movimiento hacia arriba se hizo más grande la herida y cercenó importantes venas.

El crimen se investiga bajo el protocolo de feminicidio pero al término de la integración de la carpeta de investigación se determinará si se mantiene así o se tipifica otro ilícito.

El robo es la principal línea de investigación, ya que de acuerdo con las pesquisas se descubrió que la ahora occisa era agiotista, por lo que tenía dinero en efectivo y objetos de valor en su vivienda ubicada en la colonia Santa Rita en la citada comisaría.

Unos días después, el 20 de ese mismo mes, fue hallada en una fosa séptica de un predio de la colonia Melchor Ocampo, en el oriente de Mérida, el cadáver de una mujer que, de acuerdo con la autopsia realizada por el Servicio Médico Forense (Semefo) murió por asfixia mecánica, es decir, fue estrangulada.

Al igual que en el caso de la asesinada en Cholul, la FGE señala que se tienen importantes avances, pero hasta ahora no se ha detenido a ninguna persona relacionada con estos hechos.

El 20 de diciembre se halló el cadáver de Imelda Alejandra T. B., de 20 años de edad, en avanzado estado de descomposición y dentro de una bolsa de basura, en un tiradero clandestino en la carretera Oxkutzcab-San Antonio Kucheil, en el sur del Estado. La joven salió de su domicilio la noche del 14 de diciembre para a ver a una amiga que llegó a esa población procedente de Tulum, tras acordar que irían a una fiesta.

El Semefo determinó que la causa de muerte de la joven fue asfixia por estrangulamiento, y las investigaciones derivaron en el aseguramiento de una casa en Oxkutzcab; hasta ahora no hay ningún detenido.