MÉRIDA, Yuc.- El brote de influenza AH1N1 que se registra en Yucatán se debe a que el virus ha mutado por su propia naturaleza cambiante, pero con estudios epidemiológicos las autoridades pueden predecir con certeza qué virus va a circular en la temporada y fuera de ella, aseveró Alejandro Macías Hernández, académico en Microbiología y Patología de la Universidad de Guanajuato.

En entrevista concedida a MILENIO NOVEDADES, el experto en infectología y epidemiología dijo que es posible determinar qué virus circulará y, aunque no se sabe qué comportamiento tendrá, se sabe que en particular el de la influenza por naturaleza suele mutar y por ello, se actualiza la vacuna contra esta enfermedad.

“El patrón de presentación de virus no es el mismo que en años anteriores, en la Península de Yucatán no es raro que haya brotes en temporada de lluvias, a partir de junio y julio”, expresó el investigador.

Mayoría no están vacunados 

Manifestó que lo ideal sería que toda la población se vacunara contra el virus pero el gobierno no tiene la capacidad para inmunizar a todos sino que aplica preferentemente el biológico a grupos de riesgo.

En Yucatán en la temporada 2017-2018, de acuerdo con la Secretaría de Salud, se aplicaron 600 mil dosis cuando la población yucateca es de aproximadamente dos millones, es decir solo recibió la vacuna el 30 por ciento.

Dijo que los casos que se detectan en los hospitales, solo son “la punta del iceberg”, ya que son los más severos, pero cuando se dan brotes en la comunidad hay muchos casos más.

“No es sustancialmente distinta la situación de Yucatán, ha ocurrido que en ocasiones los brotes se activan en julio o agosto”, indicó.