Milenio Novedades

Mérida, Yuc.- La Organización de las Naciones Unidas (ONU) celebró ayer el “Día Internacional de la Beneficencia”. La fecha fue elegida para conmemorar el aniversario del fallecimiento de la Madre Teresa de Calcuta, monja y misionera reconocida, siendo esto con el fin de sensibilizar a la sociedad respecto a que puedan contribuir al mejoramiento del mundo.

La beneficencia, así como el voluntariado y la filantropía, constituye una verdadera vinculación social y contribuye a la creación de sociedades inclusivas y resistentes al permitir aliviar los peores efectos de las crisis humanitarias, además ayudan a la promoción de la salud, como es el caso de la Administración del Patrimonio de la Beneficencia Pública del Estado de Yucatán, donde su misión es generar y canalizar recursos, de manera eficaz, a la atención en salud de personas de escasos recursos y carentes de seguridad social de manera autónoma a las acciones de Gobierno.

La misión de la Beneficencia Pública de Yucatán es realizar acciones como el de dar movilidad a personas a través de una silla de ruedas u observar las caras felices de quienes podrán ver mejor al hacerles entrega de lentes para realizar su trabajo diario. Es cuando las instituciones de asistencia social muestran su capacidad de ayuda a quienes más lo necesitan.

Cada día se atienden diferentes necesidades, desde un medicamento hasta una silla de ruedas. Al año se apoya a un promedio de mil personas con diferentes subsidios. Al otorgar un nebulizador se está generando una mejor calidad de vida y ayudando a quienes forman parte de su familia a tener una vida más activa.

A diario se conocen diferentes historias de personas con diversas necesidades en salud. Necesidades que de alguna manera se busca subsanar de la mejor manera.

Recordar el 5 de septiembre cada año obliga a todos a ser mejores, los hace esforzarses más para encontrar nuevas fuentes de ayuda, y así cumplir con la misión de ayudar a los que menos tienen.