William Sierra/Milenio Novedades
MÉRIDA, YUC.- Hace exactamente 25 años Izamal estuvo en los ojos del mundo al tener la visita de uno de los personajes más importantes de nuestro tiempo, el Papa Juan Pablo II, que llegó trayendo su mensaje de paz y amor, muy especialmente a los pueblos indígenas de América.

En el marco de este acontecimiento ocurrido en 1993, y para celebrarlo, la Arquidiócesis de Yucatán organizó una peregrinación con los participantes del Congreso Pastoral de Pueblos Originarios, reunidos desde el pasado lunes en esta ciudad.

La peregrinación hacia el Santuario de Nuestra Señora de Izamal se llevó a cabo desde muy temprano, e inició a las 9:00 horas con la Solemne Eucaristía inculturada de los 25 años del encuentro de San Juan Pablo II con los Pueblos Originarios de América y la apertura del Trecenario hacia la celebración de los 500 años del acontecimiento guadalupano.

Tras la ceremonia eucarística se ofreció a los visitantes, reunidos en la explanada del ex convento franciscano, la presentación de un ballet folclórico y una magna vaquería.

A lo largo de la semana, los representantes de diversas etnias han tocado diversos temas como la presencia de Jesucristo en los pueblos indígenas, la Virgen de Guadalupe inspiración que fortalece nuestra cultura y fe.

La visita

Juan Pablo II llegó a la ciudad de Mérida alrededor de las 10 de la mañana del 11 de agosto de 1993, procedente de Kingston, Jamaica.