México está reprobado en muchos aspectos, los principales: seguridad y justicia; y en otros encabeza, para vergüenza, las listas a nivel mundial: corrupción, impunidad, pobreza, etc. A fines de diciembre, la Secretaría de Gobernación dio a conocer en su “Diagnóstico Nacional sobre las Policías Preventivas de las Entidades Federativas” que casi nueve mil policías estatales reprobaron las evaluaciones de control de confianza en todo el país y deben ser dados de baja. Sinaloa, Baja California Sur y Nayarit encabezan los fracasos.

En la Península, Quintana Roo tiene 17% reprobados de 76% evaluados; Yucatán, 12% de 70%, y sobresale Campeche, con sólo 0.5 reprobados (el más bajo a nivel nacional) de 99.5 policías evaluados.

Otros datos duros que dio a conocer la Segob en su diagnóstico“Modelo Óptimo de la Función Policial”, con base en 10 indicadores, son:a) El país tiene la mitad de policías preventivos estatales que, como mínimo, debería tener; b) Para cumplir el estándar de 0.8 agentes por cada mil habitantes, se debería reclutar y entrenar a 116 mil elementos para sumarse a los 120 mil que operan en el país; c) En 13 estados, los policías reciben un salario inferior al “promedio nacional de referencia” (9 mil 933 pesos). Quintana Roo y Campeche andan por los 13 mil pesos, en Yucatán perciben 12,190 pesos.

Muy interesante este diagnóstico que se actualiza trimestralmente y que exhorta a los gobiernos estatales a hacer un esfuerzo por otorgar a sus policías las mejoras y/o prestaciones laborales mínimas para brindarles estabilidad, seguridad e igualdad de oportunidades, y fortalecer la vocación de servicio y sentido de pertenencia a la corporación.

Tardío ciertamente el diagnóstico (que se puede consultar en el sitio web http://secretariadoejecutivo.gob.mx) porque, de haberse aplicado al inicio del sexenio, seguramente tendríamos ahora policías con mejor capacidad de prevención y combate a la delincuencia, lo que reduciría los factores de riesgo de la violencia y, sobre todo, dignificaría la labor policial, que es lo que se pretende.

Pero, bueno, nunca es tarde, dicen. Ojalá se capitalice este esfuerzo en los siguientes gobiernos, porque urge.

Anexo “1”

Compromiso

 El Modelo Óptimo de la Función Policial fue aprobado por el Consejo Nacional de Seguridad Pública en la XLII Sesión Ordinaria, celebrada el 30 de agosto de 2017, con lo  que su cumplimiento se hizo obligatorio para todos los estados, y los diagnósticos se elaboraron a partir de la información proporcionada por las propias entidades respecto a los siguientes 10 indicadores, cuyos estándares reflejan requerimientos mínimos en la materia:

Estado de fuerza mínimo

Evaluación de permanencia y programa de depuración policial

Certificado Único Policial

Actualización en el Sistema de Justicia Penal

Academias o Institutos de formación policial

Mejora de las condiciones laborales para el fortalecimiento del Desarrollo Policial

Comisión del Servicio Profesional de Carrera

Comisión de Honor y Justicia

Unidades de Operaciones Especiales, Policía Cibernética y Policía Procesal

Protocolos mínimos de actuación policial

 Las 32 entidades designaron un enlace para dar seguimiento a los avances de los indicadores, así como para conciliar cifras entre las instituciones de seguridad pública estatales y los registros federales.

Lo dicho, ¿no se pudo hacer antes?